SISTEMA CARNIAGO

Un nuevo sistema de municionamiento para Infantería

 Hace tiempo me sorprendió leer que los correajes utilizados por el Ejército español en la primera mitad del siglo XX se le denominaba de sistema Carniago, pero no explicaba el porque de este extraño nombre. Conforme fui profundizando en el tema me dí cuenta que era el apellido de un comandante del Ejército, y que el mencionado sistema no era el de los correajes del soldado, sino del empaquetado de los cartuchos que llevaba éste en las cartucheras.

Poco a poco fui averiguando que en octubre de 1906 se realizaron pruebas de “Un nuevo sistema de municionamiento para Infantería” (artículo de la revista “La Correspondencia Militar”, año XXX, número 8.798 del Sábado 10 de noviembre de 1906) hechas en El Espinar por el Regimiento del Rey. Dicho sistema consistía en una nueva empaquetadura de los cartuchos “Mausser y su aplicación al municionamiento de la línea de fuego ideado por el ilustrado y laborioso comandante de Infantería D. Luis Carniago Martinez.”

 El empaque ideado por el Comandante D. Luis Carniago consistía en “… un modelo de paquete, capaz para 50 cartuchos, por el cual ha de ser substituido el actual paquete reglamentario, que sólo contiene 15 cartuchos.

En el interior del nuevo paquete, cuya altura es de 5 milímetros más que la del que hoy está en uso, pero de longitud proporcionada al mayor número de cartuchos, van éstos en forma tal, que las puntas de sus balas no tienen contacto con el cartón de que el paquete está construido. En el exterior lleva una cinta formando dos asas, por las cuales puede fácilmente introducirse la mano, con el objeto que más adelante se explicará.

El correaje reglamentario en el día contiene Dos paquetes de 15 cartuchos, ó sea 30 de estos en cada una de las dos carteras de adelante y tres paquetes en la cartuchera posterior, ó sea 45 cartuchos, sumando en todo el correaje 105 cartuchos. Los 45 restantes los lleva un maletín en la mochila ó morral. Los paquetes de 50 cartuchos se alojan perfectamente en las carteras delanteras, excediendo medio centímetro en su altura, que dificulta el abrochar la tapa, pero que es muy fácil y sencillo de corregir. En la cartuchera posterior sobra un tercio de ella que excede en longitud á las otras dos, y abrocha perfectamente con un paquete dentro de 50 cartuchos. Por lo tanto, el soldado lleva en su correaje, sin auxilio de maletín, los 150 cartuchos de su dotación, más los que coloque en el sobrante de cartuchera posterior.”

Cuartel de la Montaña. Paquetes de munición sistema Carniago. Cintas para el transporte.

Cuartel de la Montaña. Paquetes de munición sistema Carniago. Cintas para el transporte.

El procedimiento para municionar se describe a continuación:

“El capitán de una compañía en combate, para municionar á sus tiradores en la línea de fuego, ordena se acerque la acémila de municiones al sitio que él determine, para descargar los cajones, abrirlos y volcarlos si el suelo no es cenagoso. Allí acudirán dos soldados por, caja, los cuales guardan tres paquetes en sus tres carteras; seguidamente se cuelgan de las muñecas los paquetes que puedan, y después de los dedos en la siguiente forma: dos en cada índice, dos en los de corazón y dos en el anular y meñique de cada mano, unidos; Corren á la línea y dejan un paquete á cada tirador. Este lo coge y lo mete en la cartela. Con la cinta rompe el cartón y procede á sacar un cargador para cargar y hacer fuego, sin preocuparse de tirar el paquete hasta dejarlo vacío de municiones consumidas en el fuego.”

Empaque sistema Carniago.

Empaque sistema Carniago.

Las ventajas de este sistema se enumeran de la siguiente forma:

  1. Aprovechar el actual correaje y los cajones de empaque de municiones. …Las experiencias verificadas han demostrado prácticamente que las dos carteras destinadas á 30 cartuchos en dos paquetes cada una, admiten 50 en un paquete, ó sean 100 entre las dos; y como la cartuchera posterior es para tres paquetes, no sólo se aloja, en ella el de Carniago, sino que sobra un tercio de lugar, donde se puede colocar por esté sistema 25 tiros más. La dificultad en abrochar la cartera de adelante, debido á que algunas de ellas tienen medio centímetro menos de altura que los nuevos paquetes, es tan insignificante, cual lo demuestra el haber en una misma construcción de correajes bastantes carteras que abrochan con el paquete de ensayo adentro. La cartuchera de la espalda no ofrece este inconveniente, cerrando con toda la facilidad, debido á ser de distinta forma que las de adelante.
  2. Suprimir el maletín de municiones, llevándose los 150 cartuchos en el correaje, sobrando la tercera parte de la cartuchera posterior.
  3. Hacer rápido el municionamiento de la guerrilla sin necesidad de alforjas ni otra mecánica portátil; pudiendo un solo hombre municionar á 15 ó 20 dando un paquete de 50 cartuchos por plaza. …La cinta sólo sirve para conducir el paquete de municiones desde el parque ó las acémilas al tirador; una vez en poder de este no es tan indispensable para romper la envoltura, que al fin es de cartón.
  4. Los cartuchos están imposibilitados para descansar sobre la punta de las balas. … la disposición en que van alojados dentro del paquete, que puede decirse entran unos entre otros á manera de cuña, y todos sabemos leyes que rigen á ésta, considerada su mecánica como máquina simple, por lo que la, resistencia no obra sobre la arista, que en caso son las puntas de las balas, sino perpendicularmente á las caras, ó sea en el macizo del cargador, impidiendo que las balas toquen al cartón, lo que hace los paquetes tengan medio centímetro más de altura que los actualmente reglamentarios, y que sea preciso romperlos para que se abran paso los cargadores y las balas lleguen al cartón.
  5. Por ningún concepto ocasiona mayores gastos la reforma. … no precisando nuevos correajes ni cajones, sino por el contrario, sobrando de ambos materiales para la dotación en día reglamentaria, tanto para el individuo como para los envases. Ocurre lo mismo con el cartón de envoltura; pues representando cada, paquete de 50 cartuchos, tres de á 15, más un cargador, y metiendo en la capacidad de dos de á 15 uno de 50, prueba á las claras sobra cartón. Que puede suprimirse el maletín de municiones. Que es facilísimo y rápido el municionamiento por unidades de 50 cartuchos, lo que ocasiona poder valerse de los recursos según se proporcionen, para dar 50, 100 ó 150 cartuchos por plaza.
Milicianos en el Asedio de Toledo portando empaques sistema Carniago.

Milicianos en el Asedio de Toledo portando empaques sistema Carniago.

Milicianos municionando.

Milicianos municionando.

Así que después de tres años de ensayos y ejercicios se proclamó reglamentario en el DIARIO OFICIAL, año XXII, número 84, tomo II, página 189, de 17 de abril de 1909:

 ESTADO MAYOR CENTRAL DEL EJERCITO

Armamento y municiones

Circular. Excmo. Sr.: En vista del favorable resultado obtenido en los ensayos realizados durante las Escuelas prácticas de Infantería de 1907, con el sistema de empaque de cartuchería Mauser de que es autor el comandante de Infantería D. Luis Carniago y Martinez; atendiendo á que los informes de los jefes de los cuerpos coinciden en apreciar que el referido sistema reune sobre el actual las ventajas de adaptarse al equipo con más comodidad para el soldado, facilitar la distribución de municiones en el combate y permitir el aumento de la dotación regimental sin modificar el sistema reglamentario de conducción y transporte; teniendo en cuenta los informes emitidos por la Pirotecnia militar de Sevilla y fábrica de armas de Toledo, y de conformidad con lo propuesto por la Junta de municionamiento y material de transporte de las fuerzas en campaña, el Rey (q. D. g.) ha tenido por conveniente disponer se declare reglamentario el sistema de empaque indicado, compuesto del cajón de municiones para 1.600 cartuchos, propuesto por la Junta, distribuidos en 32 paquetes Carniago, cuyos modelos que se publican ‘adjuntos, substituirán al aprobado por real orden de 8 de abril de 1905 (C. L. núm. 75).

Es asimismo la voluntad de S. M., que la Junta de municionamiento y material de transporte de las fuerzas en campana, estudie y proponga el medio de ceñir á los bastes las cajas de municiones, sin variar en nada el modelo aprobado, con objeto de evitar las oscilaciones que suelen producirse en las cargas á lomo cuando se emplean aires vivos en la marcha.

De real orden lo digo á V. E. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á. V. E. muchos años. Madrid 16 de abril de 1909.

LINARES

Señor…..

Los modelos de referencia se publicarán en la Colección Legislativa.

Empaque sistema Carniago.

Empaque sistema Carniago.

Soldado republicano con munición extra. Casa de Campo. Octubre de 1936.

Soldado republicano con munición extra. Casa de Campo. Octubre de 1936.

Miliciano en la sierra de Madrid.

Miliciano en la sierra de Madrid.

Guardia de Asalto en el Asedio al Alcazar de Toledo con empaque sistema Carniago.

Guardia de Asalto en el Asedio al Alcazar de Toledo con empaque sistema Carniago.

 

CASCOS DE LA LEGION CONDOR. CURIOSIDADES.

Siempre ha rumoreado y ha sido motivo de discusiones si en la Legión Cóndor, aparte de cascos M35, llegaron a España otros modelos de cascos alemanes. Con la aparición continua de álbumes de fotos de antiguos miembros de esta unidad, se ha demostrado que efectivamente hubo algunas unidades de cascos M16-31. No se puede afirmar que viniesen a España cantidades apreciables, pero que algunos participaron en nuestra Guerra Civil, sí que queda demostrado. Además hay coleccionistas de militaría que han conseguido y conservado algún que otro ejemplar.

Otro debate al respecto es el color en el que podían estar pintados estos cascos. Indudablemente en el caso de unidades procedentes de Luftwaffe el color lógico sería el RAL 7016, lo cual confirma los ejemplares conservados hasta hoy. Y por supuesto carentes de calcas en los laterales.

El casco M16-31 aparece como la modernización del modelo 1916 en los cuales fueron montados interiores modelo 31.

Como todos los cascos diseñados y fabricados durante el siglo XX nacieron para proteger a los soldados de las heridas en la cabeza por causa de proyectiles de fusil o diversos cascotes lanzados a gran velocidad durante el combate, como los de los proyectiles de artillería. El modelo alemán M1916 se diseñó para proteger la mayor parte posible de la cabeza, tomando el diseño de la forma de un casco frecuente en el siglo XVI. Curiosamente, durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados alemanes se mofaban del diseño del casco británico ya que parecía un yelmo de la Edad Media.

Este casco M16 estaba fabricado con chapa de 1 milímetro de acero al níquel-cromo. El peso total del casco rondaba sobre los 1.380 gr.

A ambos lados de la bóveda llevaba dos tetones de aireación para montar un pesado escudo frontal llamado Stirnpanzer.

Las fotografías que he podido recopilar muestran unidades procedentes de la Luftwaffe, al parecer de baterías antiaéreas.

En este primer caso de una batería de 20 mm Flak 30, en el que aparecen dos de ellos:

Batería Flak 30 Legión Cóndor con cascos Modelo 1916-31

Batería Flak 30 Legión Cóndor con cascos Modelo 1916-31

Camión L2H 43 Krupp Protze con cascos Modelo 1916-31

Camión L2H 43 Krupp Protze con cascos Modelo 1916-31

También ha aparecido algún retrato de algún miembro con este modelo de casco, y que no deja ningún género de dudas de qué modelo se trata:

Legionario de la Legión Cóndor con casco Modelo 1916-31

Legionario de la Legión Cóndor con casco Modelo 1916-31

El mismo Legionario de la Legión Cóndor con casco Modelo 1916-31

El mismo Legionario de la Legión Cóndor con casco Modelo 1916-31

Otro retrato de un miembro de la Legión Cóndor con casco Modelo1916-31

Otro retrato de un miembro de la Legión Cóndor con casco Modelo1916-31

Otro ejemplo lo tenemos en una serie de fotografías de la despedida y traslado de los restos mortales de cuatro soldados, al parecer en Zaragoza. Algunos soldados de la guardia de honor portan cascos M16-31 mezclados con la mayoría de M35. Se diferencian de estos últimos por su mayor tamaño, la mayor longitud de la parte inclinada y por los tetones de aireación:

Despedida y traslado de cuatro fallecidos de la Legión Cóndor en Zaragoza.

Despedida y traslado de cuatro fallecidos de la Legión Cóndor en Zaragoza.

Detalle de la fotografía anterior. La bandera no deja lugar a dudas de en qué pais están.

Detalle de la fotografía anterior. La bandera no deja lugar a dudas de en qué país están.

Banderas a media asta.

Banderas a media asta.

Observese el casco del primero de la fila.

Obsérvese el casco del primero de la fila.

Llevan cascos M16-31 el primero y el tercero empezando por la izquierda.

Llevan cascos M16-31 el primero y el tercero empezando por la izquierda.

Traslado a hombros de los feretros hasta los camiones.

Traslado a hombros de los féretros hasta los camiones.

Detalle de la fotografía anterior. El segundo Legionario de la fila derecha que lleva el féretro parece llevar casco M16-31.

Detalle de la fotografía anterior. El segundo Legionario de la fila derecha que lleva el féretro parece llevar casco M16-31.

————————————————————————————————

Otra de las curiosidades aparecida en estas series de fotografías y en otro traslado de restos mortales, es la identificación de un casco M35 con calcas de Luftwaffe y de nacionalidad a ambos lados del casco, lógicamente es de suponer que su aparición en las fotografías es anecdótica. Ya que aparece en la carga del féretro en un Junkers Ju-52 para su traslado:

Calca de nacionalidad

Traslado féretro de un miembro de la Legión Cóndor con casco M1935 con calcas de Luftwaffe.

Traslado féretro de un miembro de la Legión Cóndor con casco M1935 con calcas de Luftwaffe.

Detalle del casco con la calca de nacionalidad.

Detalle del casco con la calca de nacionalidad.

Obsérvese las marcas de las puntas de ala, pertenecen a un Ju-52 de la Aviación nacional. esta series de fotografías vienen localizadas como hechas en Zaragoza.

Obsérvese las marcas de las puntas de ala, pertenecen a un Ju-52 de la Aviación nacional. Esta serie de fotografías vienen localizadas como hechas en Zaragoza.

Detalle en el que se puede casi distinguir la forma y los diversos colores de la calca.

Detalle en el que se puede casi distinguir la forma y los diversos colores de la calca.

Calca de Luftwaffe

Carga del féretro en el Ju-52.

Carga del féretro en el Ju-52.

Tenemos la suerte de que dieron la vuelta al féretro mostrando al fotógrafo el otro lado del casco, en el que se puede observar claramente el águila de la Luftwaffe.

Tenemos la suerte de que dieron la vuelta al féretro mostrando al fotógrafo el otro lado del casco, en el que se puede observar claramente el águila de la Luftwaffe.

Documentación consultada: www.cascoscoleccion.com

VOLUNTARIOS ESPAÑOLES EN LAS DOS GUERRAS MUNDIALES Y SUS CHAPAS DE IDENTIFICACION

Este articulo no pretende hacer una detallada descripción de toda la presencia de voluntarios españoles a lo largo de las dos guerras mundiales ya que semejante obra podría llenar volúmenes completos, sino hacer un rápido repaso centrándonos en la participación de españoles en los diferentes ejércitos contendientes por medio de las chapas de identificación que portaron.

I GUERRA MUNDIAL

La participación española en el primer conflicto mundial seria muy escasa, a pesar del interés desatado en el país, los ejércitos europeos todavía tenían un fuerte arraigo nacional y en general no admitían extranjeros en sus filas, siendo la excepción a esta norma el ejercito francés, que ya por entonces contaba con la Legión Extranjera y que admitía extranjeros en función del origen. Sin embargo, conforme el conflicto fue sangrando a los ejércitos contendientes, los filtros se fueron suavizando y se pueden encontrar casos individuales de españoles encuadrados en unidades del ejercito regular de Reino Unido , Francia y en menor medida Alemania.

El único caso conocido hasta la fecha de algo parecido a una unidad española, es el del Batallón de Catalanes, que luchó en las filas francesas en la I GM. La publicidad catalanista quiso darles un carácter marcadamente nacionalista y aumentar su número a alrededor de 10.000 soldados. Sin embargo, tras los estudios de David Martínez i Fiol se sabe con exactitud que fueron 954, de los cuales tan solo 30 se podría decir que tenían una clara significación política. La Generalitat de Cataluña emitió una medalla para conmemorar su participación e incluso erigió una estatua en su honor que actualmente esta en el parque de la Ciudatdella.

Hay constancia igualmente de cierto número de soldados de origen vasco, que se cifran en torno a unos 300, en diversas unidades pero mayoritariamente en el 1er Regimiento de Marcha de la Legión Extranjera. Popularizando la técnica de lanzar granadas al enemigo ayudándose de cestas de pelotari. Tomaron parte en las batallas del Aisne en 1915, Chemin de Dames en 1917, y por ejemplo el capitán José Martínez ascendó de soldado a capitán por méritos de guerra llegando a ser condecorado con la Legión de Honor. Además, y en numero reducido, algunos llegaron a acompañar a las tropas francesas en Gallipolli.

Medalla conmemorativa entregada por la generalitat a los combatientes catalanes de la IGM.

Medalla conmemorativa entregada por la Generalitat a los combatientes catalanes de la IGM.

Bat. catalanes

A la izquierda, soldados del Batallón de Catalanes con el uniforme francés. Y a la derecha, el oficial abanderado de la Legión Extranjera también de origen catalán (las fotos están tomadas ya bien entrado el conflicto ya que algunos están condecorados con la Cruz de Guerra).

Vascos cañón capturado

Serie de fotos que retratan la captura de una trinchera alemana por soldados de origen vasco. A la izquierda con un teniente alemán prisionero. A la derecha con una pieza de artillería capturada.

José Peronelle

El soldado Jose Peronelle Gorritxategui, natural de Arrigorriaga, uno de los soldados de origen vasco que acompañó a la Fuerza Expedicionaria Francesa en Gallipolli en 1915.

En lo que respecta a sus chapas de identificadon aportamos aquí dos ejemplos:

En primer lugar una chapa de identificación “de trinchera” realizada con una moneda francesa (las que entregaba el ejército británico eran de fibra prensada y en condiciones de humedad, como era el caso de las trincheras, se deshacían por lo que es común que los soldados británicos se fabricasen sus propias chapas de metal, ya sea en joyerías o bien con monedas o chapas de metal encontradas en el frente) del soldado F. Lopez, un ingeniero de combate del Regimiento de los Royal Scots. Por cierto, uno de los más fogueados en el frente, presente las las batallas del Somme, Ypres, etc.

Chapa Scots

Y en segundo lugar, una chapa francesa de la I Guerra Mundial modelo 1898 perteneciente al soldado José Pastor. Los franceses al igual que otras naciones tienden a adaptar los nombres españoles y la fonética de los mismos al equivalente en su lengua por lo que las Ñ suelen convertirse en N, las Z en S, o como es el caso en esta chapa en la cual José pasa a su equivalente francés siendo Joseph. No tenemos mucha información del soldado Pastor, salvo que se alisto en 1912 en el norte de África en la Legión Extranjera y probablemente sirvió durante el conflicto con esta unidad.

Joseph Pastor Legion Extranjera

II GUERRA MUNDIAL

En el caso de la 2ª Guerra Mundial la participación de soldados españoles fue mucho más amplia. Se conocen casos de voluntarios en casi todos los ejércitos contendientes y en todos los teatros de guerra.

ALIADOS

Ejército Francés:

En el caso de los aliados los primeros voluntarios aparecen muy pronto en las filas del ejército francés. Aquí aportamos el ejemplo de tres soldados españoles:  Antonio Calado, Antonio Quintas y Primo Hidalgo. Todos ellos, por lo que parece, alistados ya en 1939 en Melun y Chalons sur Marne, estas tres placas aparecieron junto a multitud de otras en los restos de un campo de prisioneros alemán en la región de Alsacia por lo que es de suponer que los tres cayeron prisioneros a lo largo del conflicto. Probablemente durante la fulminante campaña alemana de 1940.

Ejército francés

Por otro lado está el caso de muchos soldados republicanos que por una u otra razón, al finalizar la guerra acabaron en el norte de África. En principio el gobierno francés los trato como a presos, enviándolos a construir la linea férrea del Sáhara. Tras la caída de Francia el gobierno de Vichy endureció notablemente sus condiciones de presidio, pero al desembarcar los aliados en Orán y Casablanca, durante la operación Torch en 1942, muchos se presentaron voluntarios para combatir a las tropas del eje. Una parte seria encuadrada en la Legión Extranjera, bajo el mando del general Lattre de Tassigny, Y otros, por guardar una profunda aversión a los antiguos oficiales de Vichy, se alistarían bajo las ordenes del general Leclerc, que había estado al lado de De Gaulle desde el primer momento, en la 2 División Blindada, en su mayoría en la 9 Compañía del Regimiento de Marcha del Chad. Estos últimos, equipados con material americano, participarían en diversas batallas en el norte de África, Normandia, los Vosgos, y llegarían al “Nido del águila”. Dado que su historia es muy interesante recomiendo a los interesados en este tema la obra de Evelyn Mesquida “La nueve”.

Semioruga Guadalajara

Voluntarios españoles delante del semioruga “Guadalajara”

Joseph Gonsalez La Nueve

En representación de estos voluntarios incluimos la chapa del soldado José González, alistado en Oran.

Ejército Soviético:

La presencia de voluntarios españoles en el ejercito Soviético es muy heterogénea encontramos desde infantería o aviadores en los campos de batalla de Stalingrado, unidades de partisanos y guerrilleros en Bielorrusia o incluso tropas acorazadas. Dado que hay obras muy buenas que tratan en profundidad este aspecto recomiendo a los lectores el libro de Daniel Arasa “Los españoles de Stalin”.

Partisanos españoles URSS

Unidad de partisanos soviética formada por soldados españoles.

Desgraciadamente, en lo que respecta a sus chapas de identificación debido a la precariedad del ejercito soviético muchos no recibieron, como era el caso de las tropas de partisanos, o bien recibieron una identificación consistente en un tubo de baquelita con un papel en su interior con los datos del soldado.

Identificación URSS

Ilustramos aquí un ejemplo, aunque no de un voluntario español, por desgracia aunque los tubos son comunes es extremadamente raro encontrar uno completo.

Ejército Británico:

La presencia de soldados en el ejército británico es muy escasa, en su mayoría republicanos exiliados que se alistaron de manera individual en el ejército británico,  en la R.A.F. o en la Royal Navy. El único caso conocido de unidad formada por españoles es la 1st Spanish Company, una unidad formada por unos 280 españoles pertenecientes, en origen, a la Legión Extranjera amotinados a sus regreso de la campaña de Narvik. También tomaron parte en las batallas de Creta, norte de África y Normadia, pero mayormente en labores de ingeniería de retaguardia. Se conocen también casos de españoles en Siria y el Libano encuadrados en el ejercito británico.

Theo Francos British

El caso, posiblemente único, de Theo Francos soldado de origen republicano exiliado que tomaría parte en la campaña de Italia con el ejercito británico y además saltaría en Arhem en Septiembre de 1944 acompañando a la 1ª Division Aerotransportada Británica. Fue capturado y fusilado sobreviviendo milagrosamente con una bala alojada a escasos milímetros del corazón.

 British

Ilustramos aquí un ejemplo de chapas británicas, que como hemos dicho, eran de fibra de cartón prensado. Por desgracia no tenemos constancia de ninguna atribuida a un español se haya conservado hasta nuestros días.

Ejercito norteamericano:

Hay constancia de presencia de españoles en numerosas unidades, el problema es que debido a la innumerable población hispana de norteamérica es muy difícil localizar exactamente si una chapa proviene de un soldado de origen español, siendo necesario indagar en su historial.

En el pacifico por ejemplo, diversos emigrantes vascos fueron empleados como codificadores de señales, ya que el euskera era indescifrable para las tropas japonesas. Se sabe de al menos 60 marines vascos que tomaron parte en la batalla de Guadalcanal, el problema es que debido a la escasez de éstos pronto se tuvo que buscar otras alternativas recurriendo a los indios navajos.

Hay constancia de otras unidades como la del Teniente Coronel Ernesto Carranza, de origen vasco, que dirigió una unidad compuesta por 200 vascos y andaluces formada a tal efecto para su despliegue en Filipinas.

Soldados españoles en el pacifico.

Soldados españoles en el pacifico.

Aparte de lo anteriormente citado, hubo muchos otros españoles o de ascendencia española que sirvieron en diversas unidades en el teatro europeo.

A modo de ejemplo, ilustramos aquí la chapa de identificación del soldado Placido G. Quiñones, la G muy probablemente sea el primer apellido, tal vez García, que los americanos al carecer de dos apellidos suelen confundir con un segundo nombre.

Placido Quiñones

El sargento Quiñones desembarcó el día D en Omaha Beach con el 467 Batallón de Artillería Antiaerea, siendo abatido durante el desembarco, actualmente esta enterrado en el cementerio de Collevile en el bloque I, fila 9, lapida 21.

Santiago Sanchez

Y una segunda chapa, aparecida en los restos de un antiguo cementerio norteamericano, perteneciente al soldado Santiago Sánchez caído en combate en la zona de Lorena en 1944.

EL EJE

La participación de los voluntarios españoles en el bando del Eje esta sobradamente documentada, alrededor de 45.000 soldados españoles sirvieron bajo las armas alemanas en diferentes momentos, tanto en la División Azul (División Española de Voluntarios), en la Escuadrilla Azul, y en menor medida en la Kriegsmarine o las SS.

Marinos españoles en las filas de la Kiregsmarine

Marinos españoles en las filas de la Kiregsmarine.

Españoles con el uniforme de las Waffen SS

Españoles con el uniforme de las Waffen SS.

Dado que el tema esta suficientemente tratado invito al lector a acudir a alguna de las innumerables obras al respecto, limitándome a mostrar solamente algunos ejemplos de chapas recibidas por estos.

En lo que a la División Azul se refiere, recibían el mismo tipo de chapa que los soldados alemanes, siguiendo estas las mismas nomenclaturas alemanas para la identificación de unidades, con la salvedad que de se indicaba siempre “Span.Div” para indicar la procedencia del voluntario.

262 Regimiento DA

En este caso son dos medias chapas de caídos en combate. La superior perteneciente a un soldado de “262 Regiment Infaterie Geshutz Kompanie”. Y en el caso de la chapa inferior es una chapa de unos de los reemplazos de la división, encontrada en las cercanías de Krasny Bor junto al emblema de la falange que acompaña la foto.

Respecto a los españoles en otras unidades alemanas del Heer o las SS, se tiene constancia de españoles en las divisiones Wallonien, Dirlewanger y en la discutida unidad Ezquerra, por lo general recibían la chapa vinculada a esa unidad sin ninguna mención especial a su nacionalidad. Por ejemplo los cerca de 30 españoles que sirvieron en la división Dirlewanger recibieron una chapa similar a la aquí ilustrada con el nombre de la unidad y el numero de serie.

Dirlewanger

En lo que respecta a los marinos presentes en la Kiregsmarine, estos recibían las mismas chapas que sus homólogos alemanes, siendo éstas pequeñas chapas de aluminio galvanizado para protegerlas de la corrosión salina, con la mención KRIEGSMARINE, el numero de serie, seguido de una barra y el año de alistamiento, bajo podéis ver un ejemplo.

Kriegsmarine Chapa

Es cada vez mas evidente, y los nuevos datos así lo avalan, que si bien España permaneció oficialmente neutral en las dos contiendas mundiales, esa misma postura no fue compartida por muchos españoles que decidieron tomar parte en ellas defendiendo las causas del bando de su elección. Tal vez, en lo que muchas veces se ha dicho, era una prolongación de la propia Guerra Civil. Solo muy recientemente los historiadores y distintos gobiernos han mostrado interés en estos hechos, tal vez un poco tarde, ya que una parte de ellos quedara invariablemente desconocida por la desaparición de sus protagonistas.

Desde la Asociación Ejército del Turia aportamos nuestro pequeño granito de arena para que las historias de esos voluntarios no sean olvidadas.

 Ángel Sánchez

IVª Jornadas “LA BATALLA DEL JARAMA” 2014

      Nuestros amigos de la Asociación TAJAR organizan otro año más las Jornadas “La Batalla del Jarama”, siendo esta su IVª edición. Como en años anteriores se realizarán en Morata de Tajuña los días 14, 15 y 16 de Marzo.

       Como el año pasado, hemos sido invitados a participar, lo cual nos complace mucho. Ya hemos empezado los preparativos y las conversaciones con la organización para colaborar con ellos de la mejor forma posible.

       Así que esperamos veros allí para participar y disfrutar de otra amistosa recreación.

Mortero de espiga Modelo “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”

Ruso PCJSU

Mortero de espiga Modelo “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”

    Hace relativamente poco que tuve conocimiento de este modelo de mortero o lanzabombas de espiga. Pero es bastante curioso, y a pesar de la confusión de su origen, parece ser que es español y de fabricación republicana. Manufacturada por Ferrobellum. Tenéis un extenso artículo en la magnífica página web: http://amonio.es/lanzabombas_espanol.htm

       Este tipo de arma colectiva es bastante peculiar ya que a diferencia de los proyectiles de mortero convencionales que se disparan desde el interior de un tubo, los de este tipo se lanzan desde el exterior del sistema de disparo, y guiado el inicio de su trayectoria desde un vástago-guía.

      Lo que más llama la atención es la sencillez del diseño y de los materiales con los que está hecho. Este diseño puede parecer bastante primitivo, pero se ajusta bastante bien a las necesidades que se requería en el momento en que se fabricó. Además, debido a esa sencillez, no requiere un gran derroche de tecnología ni medios de fabricación sofisticados, incluso para la época.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      Este arma se puede dividir en tres conjuntos diferenciados: la base, el soporte del arma y el sistema de guía y disparo.

       El primer conjunto, el de la base, es el más rústico y sencillo. Parece que consta de tres capas, como un bocadillo. La interior es como un bastidor de madera, hueco o macizo, lo más probable es que fuese macizo ya que es la parte del mortero que tiene que absorber la fuerza del lanzamiento del proyectil. Y las dos capas exteriores formadas por tablas también de madera, pero machihembrada y unida a la anterior mediante clavos. Como curiosidad podemos mencionar la forma que tiene esta pieza, la cual no es rectangular como se podía esperar, si no trapezoidal. También cabe destacar que el montaje de estas tablas toman como referencia de montaje uno de los laterales, quedando las juntas de las tablas desalineadas con el eje central de la base.

      Esta pieza de madera aloja el sistema de orientación del arma, que es de lo más primitivo, constando de un eje o bulón, que lo une al soporte del arma y de una serie de protuberancias, que a mi juicio pueden corresponder a determinados ángulos para la orientación de la trayectoria hacia el objetivo. El eje-bulón se halla en el eje longitudinal de la base y cercano a la base menor del trapecio. Este eje-bulón parece de acero torneado y se halla anclado a la base de madera, por un lado. Y por otro, unido al soporte metálico mediante una arandela y un pasador de aletas lo cual permite el giro y orientar el arma. Para medir este giro, es una suposición, esta base de madera tiene unas protuberancias, que pueden corresponder a ángulos comprendidos entre 5º o 6º, y que están cercanas a la base de mayor longitud del trapecio.

       Como se puede comprobar en las fotografías, este arma carece, aparentemente, del más básico sistema de puntería, tanto óptico como de cualquier otra clase, confiando tan sólo en el instinto del tirador.

grana_lanzabombas_espanol_09a

AGA_F_04045_53840_001_01a2       Por último, la base de madera también sirve para el transporte del arma mediante dos correas de cuero a modo de mochila, para lo cual posee dos anclajes metálicos en los laterales de la base de mayor longitud, y al parecer, otros dos anclajes en la cara inferior.

        El soporte del arma consta de dos piezas de fundición de latón o bronce, ya que el metal es de color dorado, las cuales estan, o bien atornilladas o remachadas entre sí, y que forman un ángulo de 90º. La más pequeña es una cartela con un agujero-vaciado tipo coliso para fijar el sistema de guia y disparo mediante una arandela y un tornillo con cabeza de mariposa, para darle el ángulo de elevación adecuado para el disparo. Esta pieza está en posición vertical y paralela al eje longitudinal del soporte.

       La otra pieza es la parte principal y la más compleja, dentro de su sencillez. El soporte tiene forma de T y es de construcción sencilla. En el extremo del brazo central tiene un espesor mayor que el resto de la pieza con una pequeña escuadra para darle mayor rigidez al conjunto. En este punto tiene practicado un agujero en el cual va alojado el eje-bulón de la base de madera mediante el cual pivota para orientar el arma, y fijado mediante arandela y pasador de aletas. En la parte media de este brazo tiene un bajorelieve de una estrella de cinco puntas y en su interior una hoz y un martillo, una clara pista de su origen comunista o soviético.

         En la parte central de los brazos cortos tiene dos cartelas a modo de bisagra para alojar el sistema de guia y disparo, para que gire más o menos 90º, de la posición horizontal (0º) para el transporte, hasta la posición vertical (90º) para la de disparo. Esta unión también se realizó mediante un eje-bulón, arandelas y pasadores de aletas.

       Además cerca de la posición donde está la bisagra, y supuestamente en el eje central del soporte, tiene un vástago o mango mediante el cual se puede orientar la pieza para su disparo, fijándose en la mencionadas protuberancias que tiene la base de madera para calcular el ángulo.

      Este conjunto requiere algo más de infraestructura y tecnología que la base de madera descrita anteriormente, ya que requiere la provisión de un metal y de una serie de hornos para su fusión. Aún así su construcción es bastante sencilla ya que la temperatura de fusión del latón o el bronce es de algo más de 900º, 200 o 300º grados menos que la fundición de hierro y por lo tanto más asequible. También, por la forma del soporte, es bastante sencillo de hacer el molde en dos mitades y las piezas obtenidas sólo requieren de unos pocos pasos de mecanizado, desbastado de rebabas y taladrado para los bulones. A parte del remachado de la cartela.

  

          Por último, nos queda el conjunto del sistema de guia y disparo. Este sistema al ser el más complejo, mecanicamente hablando, y del que menos información se puede extraer de los documentos fotográficos, la descripción de su construcción funcionamiento es más vaga y se basa en suposiciones y similitudes con otras armas similares.

         Este conjunto se puede dividir en dos partes: Cuerpo principal y el vástago-guia.

         El cuerpo principal tiene los anclajes, de fijación y orientación en altura, al soporte. El de fijación mediante eje-bulón, arandelas y pasadores de aletas en su extremo inferior. Para ello se le fresó dos planos y se le practicó un agujero, para que encajase en las cartelas del soporte. El de orientación en altura tiene una base en un lateral, en el cual rosca un tornillo con cabeza de mariposa con una arandela. Además el cuerpo principal aloja en su interior parte del sistema de disparo, seguramente un muelle y un embolo para golpear la parte trasera de la aguja percutora similar al sistema de disparo del Granatenwerfer modelo 1916 alemán.

     Para imaginar como es este sistema de disparo, la página web de http://amonio.es/lanzabombas_espanol.htm muestra un video de cómo se alista para su disparo, un arma similar a la que nos ocupa. Al parecer tiene una palanca unida al émbolo para tirar y comprimir un muelle alojado en su interior, y mediante un pasador unido a una cadena, se traba el émbolo dejando el sistema listo para el disparo. Para disparar, el tirador se retira de la pieza y tira de la cadena quitando el pasador, liberando el embolo que sale disparado por la fuerza del muelle. Este embolo golpea la parte trasera de la aguja percutora y esta, a su vez, golpea el pistón del cartucho de proyección que porta en su interior la granada.

    El vástago-guia aloja en su interior la aguja percutora, siendo este de construcción robusta ya que tiene que resistir y guiar el lanzamiento de la granada. Esta última parte hace la misma función que el cierre de un fusil.

     Estas dos ultimas piezas se hallan unidas por dos grandes tuercas que son fácilmente visibles en las fotografias de este arma.

     Como se puede ver este arma se pudo fabricar en un taller minimamente equipado con maquinaria bastante básica.

       Por último comentar que, al parecer han sobrevivido hasta nuestros dias, al menos, 2 ejemplares, uno está en el Museo Específico de la Academia de Caballería (ACAB), sita en Valladolid, y el otro que se ignora su ubicación. Así que si alguien tiene más datos al respecto, estaremos encantados de publicar esta información.

————————————————————————

Archivo Rojo: AGA,F,04045,53826,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04045,53826,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04045,53840,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04045,53840,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04056,54714,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04056,54714,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04071,56280,001,01

Archivo Rojo: AGA,F,04071,56280,001,01

Archivo Histórico del Partido Comunista de España: 100028

Archivo Histórico del Partido Comunista de España: 100028

Academia de Caballería (ACAB)

Academia de Caballería (ACAB)

Academia de Caballería (ACAB)

Academia de Caballería (ACAB)

grana_lanzabombas_espanol_12

————————————————————————-

REPRODUCCION TAMAÑO REAL

MORTERO DE ESPIGA MODELO “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”Mortero de espiga Modelo “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”

Mortero de espiga Modelo “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”Mortero de espiga Modelo “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”MORTERO DE ESPIGA MODELO “ESPAÑOL”, “STOKE” O “FERROBELLUM”

Articulo realizado por Salvador Bayot Claver.

Abánades 2013. “LA BATALLA OLVIDADA” 75 Aniversario

III JORNADAS DE PROMOCIÓN HISTÓRICO CULTURAL DEL ALTO TAJUÑA

Una solitaria gota se mantenía en el filo del casco del teniente Utrera haciendo amagos de descolgarse mientras bailada de un lado a otro de la visera resistiéndose a ser arrastrada por la fina lluvia que había acompañado toda la mañana.

     Mata baja, poca cobertura, ataque de frente y cuesta arriba… me cago en mi calavera – susurro entre dientes, mientras tenía un recuerdo grato para la familia del “estratega de salón” que había diseñado la ofensiva a aquel cerro.

El reducido pelotón se encontraba esparcido por las jaras y los arbustos que sembraban la falda de la loma haciendo patria y cobertura del matojo más cercano y quien más quien menos arrimándose un pitillo a la sombra de la palma de la mano para que la brasa no se mojase, y esperando, porque no solo las horas de reptar y reptar en la oscuridad para colocarse a 300 metros de las posiciones franquistas les habían quitado la ganas de reír, sino que la visión de la cresta y lo escaso de la cobertura les había dejado claro que hoy iban a tocar malos naipes y que alguno de los que estaban allí esperando iba a ir bien servido de plomo antes de llegar a la cresta.

       ¡Mi teniente! – dijo el sargento Pareja reptando a la altura del teniente – ¿Cómo se supone que vamos a infiltrarnos en las posiciones si 10 metros adelante no crece ni un romero que me llegue a la altura de los… -se detuvo para no decir un taco- de las pantorrillas? –corrigió – Esto es una loma calva, en cuanto toquemos al asalto nos van a disparar como a palomos.

El teniente Utrera se giró y miro sombrío al sargento.

      Pareja, a callar. Si quería hacer estrategia haber ido a la academia, esto es lo que hay y punto, prepáreme al personal y no quiero oír ni el pedo de una mosca antes de que yo lo diga. ¿Conformes?

    ¡¡¡Susordenes mi teniente!!! – Respondió de inmediato Pareja llevándose el índice a la visera sin levantar mucho la cabeza del suelo.

Entre las retamas el cabo Sánchez iba agachado de soldado en soldado susurrando:

         ¿Tenéis un cigarro? – Los míos se me han mojado.

      ¡¡¡Ya estamos!!! Cuando no te sientas encima, se te mojan, y cuando no, los pierdes, eres un gorrón. – protestaba el soldado Climent apartando los víveres de su morral y alcanzándole un cigarro al cabo.

    Climent, de hoy no pasa sin que te meta un paquete. – respondió Sánchez arrimando lumbre al cigarro.

        ¡¡Callarse coño!! – bufó Fran – Todavía nos descubrirán con vuestras tonterías.

      Lo tuyo sí que es tontería. – arremetió Climent sonriéndose- Que huevos se te había perdido aquí para venir de las américas a que te revienten en un cerro perdido.

       La familia, ya sabes. Y además lo he contado mil veces no sé que me vienes a tocar las narices con eso. – se detuvo en seco – Y si no te vale de excusa pues por la concha de tu madre que sale en las guías turísticas de media América.

La conversación fue atajada por el cabo Ramón y el soldado Aguilar que salieron de la espesura arrimando una bota.

      ¿Qué? Un tiento al morapio antes de subir la loma. Mirad que sienta muy mal hacer ejercicio en ayunas. – dijo Ramón extendiendo la bota a Quique que estaba preparando “la maquina”.

         Yo no, gracias – respondió este parando el gesto con la palma.

    ¡Coño! – dijo Ramón – ¿Qué estás haciendo Cuaresma? ¿No me vas a rechazar el vino? A ver si tengo que avisar al comisario de que tenemos aquí a un “emboscao”.

     Deja, deja – atajo Fran recogiendo la bota al vuelo. – A ver si luego empieza a temblarle el pulso y nos envía a nosotros sus “pepitas”.

Conforme apuraban las caladas, llevando casi la brasa al borde de la boca, la bota iba desfilando cantando las delicias de los derivados de la uva. Y así en su ir y venir cada uno se fue reuniendo con sus pensamientos dejando hueco al silencio.

      Sabéis,… – dijo Sánchez mirando el cielo plomizo y el cortado de la silueta de la colina en el horizonte – …cuando empezó la guerra yo pensaba en batallas de grandes nombres, Madrid, Valencia, Sevilla… no sé, al menos un Orense… pero esto… – se quedó unos segundos pensativo – ¿Cómo decís que se llama el pueblo?

        Abánades – respondió Ramón.

       Abánades, Vilvestre o sabe dios, que más da… No me acuerdo de la mitad de los nombres de los pueblos que he recorrido desde que empezó la guerra, todos se me parecen. La cresta de hoy, el pueblo de ayer… Podríamos estar en Extremadura y tanto daría, esto es una larga sucesión de pequeños pueblos. No estamos asediando Roma, esto es lo de siempre, la vieja España de peña y pueblo – dijo Climent perdiendo un poco la paciencia.

      Ya, pero así y todo Sánchez tiene razón, creéis que alguien se acordará de esto, de este día, de esta loma. – Fran recorría con los ojos el paisaje para dejar caer la mirada al fin sobre sus manos.

   Esta colina es tan huérfana como cualquier otra.- intervino Aguilar – No se merece mucha más atención, ni siquiera tiene un nombre sino solo un número. Si dentro de 70 años alguien se acuerda del día de hoy probablemente lo bautice como “El salto a la colina sin nombre” o “La batalla olvidada”.

El sargento Pareja llego andando en cuclillas hasta colocarse a su lado.

      ¡¡¡Silencio la cháchara!!!, el resto ya están en posición, en 5 minutos asaltamos así que recoged todo y preparaos.

Con el leve murmullo de la lluvia de fondo se fueron guardando bultos, cerrando macutos, ajustando correas. Por último formando una línea avanzaron reptando hasta el borde de la vegetación intentando esconderse en los últimos jirones de verdura, en espera de la orden de avanzar.

El último sonido audible fue el chasquido del cerrojo de la ametralladora.abanades 2013 aproximacion posiciones

Y de nuevo la lluvia…

El teniente Utrera miraba el segundero de su reloj mientras este recorría velozmente la esfera arrastrando a rebufo la aguja del minutero que con un paso corto se colocó en punto.

   ¡¡¡Andando!!! – dijo Utrera al grupo sin mucha ceremonia – cabeza baja, pegados al suelo y nada de canciones. Tenemos que acercarnos lo máximo posible antes de lanzar el asalto.

Con un leve murmullo de vegetación los soldados fueron arrastrándose poco a poco metro a metro saliendo de sus coberturas. A unos doscientos metros pendiente arriba se vislumbraban todavía en media penumbra la primera posición de los rebeldes, colgada en un balcón en medio de la pendiente. Una pequeña trinchera acorazada de sacos terreros de la cual asomaban dos ametralladoras que anunciaban un difícil asalto y ratificaban los peores augurios.

        ¡Quique! – Utrera puso una mano en el hombro de su ametrallador – Si alguien asoma por encima de esos sacos ya sabes… ráfagas cortas de izquierda a derecha pero sin entusiasmarse. Con que agachen la cabeza nos vale, hay un largo camino a la cumbre. – hizo ademan de avanzar para incorporarse al grupo, pero se detuvo en el último momento – Y tíralas altas ¡¡¡eh!!! No vayas a “aviar” a alguno de los nuestros.

Quique no se molestó en responder se pasó la colilla del purito que fumaba de una comisura a otra y asintió en silencio como quien a pesar de las instrucciones del director de orquesta ya se sabe bien la sinfonía a interpretar hoy.

abanades 2013 preparados asalto

En absoluto silencio, paso a paso, surgieron de la vegetación, mirando antes de colocar el pie en el suelo y apoyándose con las manos para asegurar el siguiente movimiento, solo estando a escasos metros del grupo se hubiese oído el rumor con el que la vegetación anticipa las malas intenciones del depredador. Mirando a la izquierda podían contar una treintena larga de soldados avanzando con ellos. Sin embargo sabían que en ese asalto habían invertidos no menos de 300 muchachos, lo más granado de la brigada. Por el contrario, a ellos les había tocado el maldito flanco que no dejaba de ser “bailar con la más fea” por la responsabilidad que implicaba ya que por los flancos se podía copar al enemigo… y también ser copado.

Cuando apenas habían abandonado la protección de la vegetación un tiro rasgo el silencio, el sonido recorrió el cielo de izquierda a derecha como una saeta, siguiendo al proyectil lanzando a todo el mundo a tierra

El eco del disparo parecía tomarse una eternidad en extinguirse y cuando por fin se extinguió del todo, a pocos de los presentes les quedo alguna duda de que aquello había sido el aldabonazo de entrada del ejército republicano. Y si por si acaso quedaba algún franquista despistado, semejante tarjeta de presentación le habría desperezado a base de bien. La sospecha se confirmó a los pocos segundos cuando una bengala surgió de una de las trincheras incrustadas en la cresta de la colina, escalando el cielo con rapidez para colocarse a la vista de todos como lucero de un alba sombría.

Pareja observaba la brillante luz blanca mientras recorría un arco y comenzaba a descender perezosamente.

         Ahora sí que la hemos “cagao” – murmuro para si.

Y sin haber terminado la frase el primer proyectil impacto a una veintena de metros por detrás levantando a todo el mundo unos milímetros del suelo y regándolos con trozos de hierba y terrones.

     Pues sí que ha durado poco la infiltración de los cojones – mascullo Ramón mientras apretaba el casco contra su cabeza.

Y en un momento aquel retirado y pacifico paisaje de la Alcarria se convirtió en el vestíbulo de todos los infiernos con proyectiles lloviendo de forma regular levantando surtidores de tierra y piedras y ametralladoras franquistas castañeteando esa vieja melodía tan bien conocida por quien ha estado en el frente.

       ¡¡¡Moveos, buscad cobertura!!! – Aulló Utrera – ¡¡¡Aquí estamos al descubierto, vamos vamos!!! –  vociferaba mientras obligaba a sus soldado a levantarse agarrándolos del cuello de la guerrera y poniéndolos en pie instándolos a avanzar a pesar de la granizada de balas y morteros que les rodeaba.

abanades 2013 asalto disparando         Al poco habían recorrido una cincuentena de metros en carrera desbocada colocándose a cubierto de las ametralladoras en un punto ciego de la falda de la colina… y por milagro todos enteros ya que lo peor del fuego se lo habían “comido” en el sector central del avance, donde los esfuerzos y el personal se hacían más evidentes a los defensores.

Quique llego escasos segundos después resoplando por el peso del fusil-ametrallador.

          O mucho me equivoco… – señal mientras intentaba recuperar el resuello – o a alguno de esos cabrones le he “ticao” el billete para ir a ver a su creador.

Utrera observó la bocacha humeante del fusil-ametrallador antes de intervenir levantando la voz para hacerse audible entre el escándalo circundante.

        Ramón cuando os indique coges a la mitad y vas conmigo por la izquierda de la trinchera. Sánchez tu acompañas a la otra mitad siguiendo al sargento, aprovechad esos matorrales a ver si les podéis entrar por la derecha. Quique tu nos cubres en el asalto. Fran tú le asistes con la máquina, ¿estamos?

Todos asintieron con gravedad. Inútil responder ya que el fuego de contrabatería republicano venia de entrar en escena sumándose a la fiesta.

Separándose en dos grupos se colocaron en posición esperando el momento propicio para asaltar. Desde la trinchera que sería su siguiente objetivo en la escalada, a unos 150 metros, las dos ametralladoras escupían fuego mientras ocasionalmente se asomaba algún observador para corregir el tiro.

Mientras aguardaban, un proyectil vino a impactar justo en el centro de la trinchera.

      ¡¡¡Coño que suerte!!! – se sobresaltó Utrera al ver el impacto – Ésta la pintan calva. – se dijo mientras alzaba el brazo para dar la orden de asalto – ¡¡¡Vamos ahora!!! Antes de que se recuperen. ¡¡¡Adelanteee!!!!!

abanades 2013 1ª trinchera    Mientras Quique sembraba el borde del parapeto enemigo de balas, el resto de infantería asaltó cuesta arriba en medio del griterío y maldiciones. Dos granadas fueron la tarjeta de presentación en la trinchera. Y cuando estaban a escasos veinte metros de rebasar el parapeto, dos soldados franquistas saltaron a la carrera intentando escalar hasta el siguiente punto defensivo, uno de ellos cayendo por el camino, abatido de dos tiros en la espalda. Y el otro consiguiendo huir serpenteando entre los matorrales.

Con un golpe de culata Aguilar tumbó algunos sacos que guarnecían el exterior de la trinchera facilitándole el salto a su interior. Climent le seguía en corto y por el otro lado llegaban Sánchez y Pareja. En su interior tres soldados yacían despanzurrados, muertos, uno de ellos todavía enganchado a la ametralladora, que aun siseaba y humeaba bajo la lluvia debido a la temperatura que había cogido el cañón durante la desesperada defensa.

Sin dejar de observar los alrededores todos cogieron sitio intentando recuperar el resuello que habían dejado perdido en la alocada carrera que les había llevado a la trinchera.

abanades 2013 un respiro asalto

Al poco llego el cabo Ramón asomándose con dificultades al borde de la trinchera y dejándose caer dentro.

     ¡Su puta madre! – dijo entre grandes resoplidos mientras intentaba capturar todo el aire circundante y arrastrarlo hacia sus ansiosos pulmones – Me cago en la hora que empezó esta maldita guerra y me cago en la hora en que me alistaron. Quien me mandaba a mí… que yo me dedicaba a vender pisos en Valencia. ¡Joder! Lo más parecido a un bosque que he visto y que quería ver eran las hojas de lechuga que me ponen al lado de los salmonetes.

Todos rieron a coro en parte por la gracia y en parte por alivio, porque era casi un milagro haber llegado allí y haber conquistado la posición sin sufrir ninguna baja.

Fran y Quique llegaron escasos minutos después arrastrando el fusil-ametrallador y la munición. Sin mediar palabra rebasaron al grupo y colocaron la ametralladora en el siguiente punto, en previsión de lo que sería la segunda etapa del asalto a la cumbre.

     Venga no nos durmamos que el resto sigue avanzado y hay que mantener el ritmo. – señaló Utrera –  El siguiente punto fortificado está a unos 100 o 120 metros hacia arriba pero se ve con dificultad, y aparte, ya nos estarán esperando si el tipo que se ha fugado de la trinchera les ha conseguido advertir. Quique nos cubre, guardad unos 3 metros entre cada uno y avanzad todo lo rápido que podáis. Llevad granadas a mano. A partir de ahí estamos a ciegas, es posible que tan pronto nos vean avanzar empiecen a reforzar con rapidez y que la subida se convierta en un calvario. Así que cuando más rápido nos hagamos con ella menos nos costara conquistarla.

La mayoría de los presentes siguió los gestos de Utrera mientras explicaba el siguiente paso. Efectivamente unos matorrales que se encontraban a medio camino entre la trinchera que ocupaban y la que se encontraba cerca de la cumbre enmascaraba la posición y era difícil intuir su forma o con que material contaban. Además el efecto de la pendiente y la escasez de cobertura facilitaba la labor de los soldados enemigos que tendrían un tiro fácil conforme se aproximaran.

      En posición – insto Utrera, dio varios segundos para que todos llegasen al borde interior de la trinchera y se preparasen para el siguiente salto – ¡¡¡Adelante!!!

Y a partir de ahí todo fue de mal en peor. Tan pronto saltaron fuera de la trinchera los franquistas prevenidos y preparados abrieron fuego sobre ellos, no solo habían previsto el movimiento, sino que al crear la segunda posición se habían asegurado un perfecto fuego en desenfilada sobre la primera para defenderse en caso de que ésta fuera conquistada. Y así nada más avanzar empezaron a recibir una granizada de balas.

abanades 2013 2º asalto     Los proyectiles se hundían en la tierra húmeda frente a ellos con un sonido sordo levantando pequeños surtidores de tierra.

Fran apretó con fuerza el fusil al ver una fila de pequeños surtidores avanzando rápidamente hacia él, dándole suficientemente tiempo para comprender, y sin embargo demasiado poco para reaccionar. La primera bala impacto en la culata del máuser partiéndola en dos lanzando astillas al aire. La segunda, que ya no vio puesto que había cerrado fuertemente los ojos, le atravesó limpiamente la pierna llevándole de rodillas al suelo. La tercera le atravesó el hombro destrozándole  la clavícula y arrancándole el aire de los pulmones.

      ¡Dios! – dijo son un suspiro de dolor en la voz mientras se desplomaba hacia atrás, rodando cuesta abajo otra vez al interior de la trinchera.

Cada nuevo paso les obligaba a hincar la punta del pie en la tierra para no resbalar pendiente abajo. Ocasionalmente detenían la marcha para devolver algún tiro y aunque luego, más tarde alguno lo negaría, más de uno murmuraba una letanía acompañando la agónica escalada que entre suplica y oración les mantenía la cabeza ocupada mientras apretaban el estómago anticipando el impacto de una bala que podría llegar en cualquier momento.

El único respiro lo tuvieron al llegar a la maraña de arbustos a medio camino hacia la trinchera, lo que impidió al enemigo colocar los tiros. Allí hicieron cuerpo a tierra mientras Utrera se adelantaba un poco y observaba la posición enemiga.

     Escuchad – dijo mientras retornaba con ellos – Nos quedan no menos de 75 metros pero no vamos a llegar, es un claro total y un avance de frente, en cuanto rebasemos la maraña de arbustos estamos tiesos. ¿Cuantas granadas os quedan?

Cada uno de ellos fue mostrando las suyas a modo de respuesta, 4 toneletes de hierro surgieron a relucir.

         Y una de humo mi teniente – intervino el sargento Pareja.

      Bien a mi señal Aguilar, Climent y Sánchez tiráis una contra la trinchera, y por vuestro padre atinad que en ello nos va la vida. Pareja tu largas la de humo y tan pronto tengamos un poco de cobertura que Dios reparta suertes.

abanades 2013 preparando granadas      Todos asintieron y sin mediar palabra se acercaron al borde de la espesura colocando el fusil en el suelo, a su lado. Agarrando las granadas con fuerza y apoyando un brazo para así facilitar la labor de incorporarse y lanzar la granada a su vez.

         ¡¡¡Ahora!!! – grito Utrera.

A su orden siguieron cuatro granadas que volaron dejando un leve rastro de humo del sistema pirotécnico por el camino. Dos quedaron cortas estalladando a escasos metros del muro exterior. Pero la de Climent paso larga y al rebotar en la pared interior fue a caer dentro de la trinchera estallando allí, se escucharon gritos desde su interior y por un momento cesó el fuego.

   ¡Coño Climent! Eres grande – le dijo Utrera sonriendo – Ahora al asalto. ¡¡¡Vamos!!!

Tan pronto el humo se extendió un poco, se lanzaron hacia la trinchera. El fuego de artillería republicano se había detenido con la progresión del ataque por lo que facilitó a los morteros rebeldes volver al trabajo, y así los primeros proyectiles comenzaron a caer de forma dispersa apenas hubieron salido de los matorrales.

Todos avanzaron directamente hacia la trinchera enemiga casi como si tocar su pared de sacos les fuese a garantizar algún tipo de inmunidad frente a la que estaba cayendo. Avanzaban a trompicones intentando mantenerse de pie, resbalando para alzarse de nuevo otra vez y así fue como a mitad de carrera entre el cielo y el infierno una bala alcanzo al sargento. Fue rápido, mientras instaba al resto de los soldados al avance, retrasado unos metros, subfusil en mano. Una bala le impacto de lleno en el pecho, justo en el centro. Y así, sin un sonido de protesta se desplomó en el suelo, quedando tirado en el mismo lugar donde fue alcanzado.abanades 2013 caido

Internándose en la nube de humo Sánchez, Ramón, Aguilar y el teniente alcanzaron el borde de la trinchera, ya apenas guarnecida. El único defensor visible cayó fulminado por un pistoletazo cortesía de Utrera tan pronto asomo la cabeza por encima del parapeto.

Aupándose por encima del borde saltaron al interior de la posición defensiva. Allí  un soldado asistía a un compañero que estaba en las últimas, probablemente por el estallido de la granada. Hizo un amago de alcanzar su fusil, al ver a su compañero caer muerto a su lado tras el tiro del teniente, pero al verse superado desistió de su empeño levantando las manos de inmediato.

   –     ¡Tu! ¡Cabrón! Las manos donde pueda verlas. – urgía el cabo zarandeando al prisionero.

Sánchez le dedicó una rápida mirada al herido, y sin apenas tocarlo, viendo el aspecto de sus heridas en el tórax sentenció:

          No hay nada que hacer por éste.

Mientras Aguilar comenzó a inspeccionar el lugar revolviendo los enseres y artículos que había esparcidos por todo el fondo de la trinchera.

abanades 2013 trinchera facciosa

Al poco rato llego Quique con la maquina al hombro ayudando a Climent que había sido derribado unos metros más atrás por una explosión de un mortero. Sin embargo, al margen de algunos arañazos en la cara, parecía tener todas sus piezas en el sitio.

      Fran está tocado.- anunció Quique – Está un poco jodido, pero creo que se recuperá. Al suertudo seguro que lo licencian de ésta. – Luego se quedó en silencio unos segundos – Sin embargo el sargento ha caído. Parece que ha sido rápido, me lo he encontrado a mitad de camino… un tiro limpio.

Todos acogieron las noticias con resignado silencio, poco para lo que podía haber sido, pensaba alguno, y sin embargo todavía estaban lejos de controlar la cumbre.

Algunos minutos después el asalto por el sector central comenzó a penetrar las defensas franquistas. Rebasando las primeras posiciones, el avance arrollador se había detenido, casi en seco a escasos metros de la cresta debido a una espesa línea de alambradas y a una enconada defensa rebelde que estaba echando los restos para no ser expulsados del cerro.

Utrera observaba la acción con sus prismáticos asomado por el borde del parapeto, mientras el resto de sus hombres aprovechaban la pausa para pasar una cantimplora o echar un cigarrillo.

     Vamos a echarles una mano.- Sentenció Utrera – Si atacamos por su flanco podemos distraer algunas fuerzas y ayudar al impulso en el centro.

        Pero teniente somos cuatro gatos. – protesto Ramón – Y la ametralladora anda escasa de munición.

    Rebuscad por aquí a ver si podéis encontrar algo de munición. Revisad los cuerpos y mirad a ver si podemos aprovechar alguna de las dos ametralladoras.

Aguilar intervino mostrando un par de “laffites”:

        He encontrado dos granadas en el fondo de la trinchera, pero me temo que las ametralladoras están inutilizadas.

        Pues tendrá que servir. – Respondió Utrera – Preparaos para asaltar de nuevo. – anunció atajando toda réplica.

La noticia fue acogida con algunas protestas manifestadas por lo bajo y algún taco más alto que el teniente ignoró. No prestó mucha atención a lo que solía ser la cantinela típica cada vez que se les pedía un esfuerzo adicional.

Las últimas fuerzas franquistas estaban alojadas en la cima de la colina, parapetadas por un muro de piedras al cual le habían abierto troneras por las cuales disparar sin riesgo para el tirador. Y para colmo había sido reforzado con sacos terreros que convertían el muro en un obstáculo de 1,70 metros difícil de franquear sin ayuda.

Todos observaron cómo progresaba un nuevo asalto republicano. Los tiros y explosiones aumentaron en intensidad conforme los primeros soldados comenzaron a rebasar las alambradas, de las cuales colgaba ya algún cadáver del asalto anterior. La progresión era desesperantemente lenta y sangrienta, y por cada metro avanzado se podía ver algún cuerpo que se quedaba rezagado en el suelo, herido o muerto.

abanades 2013 caido

          Vamos, ahora es el momento. – anuncio Utrera.

Esta vez sin protestas, aceptando el nuevo asalto de manera resignada, todos ocuparon las posiciones de salida. Quique colocó el fusil-ametrallador y lo afianzó en su posición abriendo el bipode para que aguantase firme encima del parapeto. El resto introdujeron nuevos peines de munición en sus respectivos fusiles bloqueando el cerrojo con un chasquido.

Una nueva andanada de artillería republicana marcó la señal. Y con un gesto del puño de Utrera saltaron con un resorte común salvando la seguridad del parapeto y arrojándose de nuevo en manos del destino.

Ahora la noche empieza a caer. La lluvia amainó hace unas horas permitiendo secar los uniformes y liar algún pitillo sin las ansias de tener el agua cerca. En el inicio del crepúsculo la sombra del cerro, por la mañana amenazadora, protege ahora a propios y extraños, casi entrelazados intuyéndonos a escasos metros pero sin atrevernos a atravesar la negrura, por miedo a lo que de momento son sospechas, se conviertan en certezas y tengamos al enemigo más cerca de lo que nos pensamos. Y tal vez es ese miedo el que nos garantice una noche tranquila, ya que no existe peor enemigo que el que no se ve pero se sospecha.

Por el camino han caído casi todos, ahora solo quedamos cuatro.

Fran ha sido evacuado a la retaguardia, pero el sanitario nos dijo que no pintaba mal, igual hasta vuelve a las américas a contar todo lo que ha visto aquí. Pareja ya descansa entre otros compañeros, y en cuanto le sea posible, Utrera le escribirá una carta a la familia o la escribirá al dictado, porque en el último asalto recibió un tiro en la mano que le arranco la pistola y los dos dedos que la sujetaban. Podría ser peor, se la tendrá que coger con la zurda el resto de su vida. Pero siempre es mejor suerte que la de Sánchez que se quedó casi al borde del muro de piedra enganchado en una alambrada, sabiendo que lo suyo eran habas contadas. Allí estuvo revolviéndose unos segundos intentando liberarse hasta que algún tirador prevenido por sus maldiciones le sello el pasaporte a la otra vida de un tiro limpio, todavía se ve su silueta en medio de la penumbra porque nadie ha tenido huevos a recoger su cuerpo. Ya que aunque ahora parece desierta todavía tiran ocasionalmente desde la cumbre.

A Climent se le ha empezado a apodar “El Bendito”, porque cuando nos estábamos replegando volvió a caerle un pepino estando junto a Aguilar, que esta jodido y es posible que pierda una pierna, pero a él nada, un par de rasguños en el brazo y poco más. Será bendito pero como que hay Dios que no dejo que se me acerque en el próximo asalto. Yo creo que más que bendito es cenizo y que no solo atrae los morterazos sino que quien está con él se los lleva de lleno.

Quique fuma su eterno purito mientras aguanta la maquina apoyada en el hombro y mira ladera abajo, por donde se han llevado a Aguilar dos camilleros hace un rato, seguido de Utrera para que le miren la mano.

Ramón se ha quedado al mando, esta rellenando el estadillo del pelotón. Cuando aparece un mensajero y nos anuncia que dado que somos pocos nos van a integrar en otro pelotón que también esta diezmado. Y que nos preparemos, que mañana lo volvemos a intentar.

Observo la quietud del paisaje ladera abajo, y sus contornos me llevan a las siluetas de las casitas apelotonadas allí abajo en el valle junto al rio, Abánades, dijo que se llamaba el pueblo.

Cierto es, cuando pienso para mis adentros, que es difícil que alguien se acuerde de este día dentro de setenta y tantos años y de lo ocurrido en este paraje tan remoto, sin embargo no creo que para nosotros llegue nunca a ser una batalla olvidada.

………………………………………………………………………………………………………………….

abanades 2013 participantes republicanos Frente Madrid-Ejército Turia

Nota del autor: Esta es una crónica de la recreación histórica de “La batalla olvidada” suceso histórico ocurrido en Abánades durante la Guerra Civil. Narra más o menos los hechos sucedidos durante la recreación pero con un tiente de ficción histórica (y con alguna licencia del autor)  en lo que pretende ser un pequeño homenaje de los miembros de la asociación de recreación histórica “Ejercito del Turia” a los verdaderos soldados “olvidados” de ambos bandos que durante aquel verano de 1938 dieron sus vidas luchando en aquellos remotos parajes.

Sirva pues esto como sentido recuerdo y homenaje.

 Ángel Sánchez, a 10 de Julio de 2013.

…………………………………………………………………………………………………………..

Si algún autor de las fotografias quiere adjuntar su nombre a su obra sólo tiene que ponerse en contacto con nosotros a través de este blog.

BRIGADA MOTORIZAD. Material móvil III.

norton_logo

“James Lansdowne Norton fundó en 1898 la Norton Manufácturing Co., dedicándose a la construcción de cadenas y otros componentes para bicicletas. La primera motocicleta Norton fue construida en 1902. Aunque Norton era un excelente ingeniero tenía escasa capacidad como empresario, por lo que estuvo al borde de la ruina en 1913. La R.T. Shelley & Co., su principal acreedor, lo salvó, llegando a un acuerdo que incluía una refundación de la empresa, denominada a partir de ese momento Norton Motor Ltd. Con la guerra de 1914 llegó un importante contrato para abastecer de motocicletas al Ejército ruso.“

Norton modelo 18Norton modelo 18a

NORTON 1936 M18

Como la B.S.A. M22 la Norton M18 también tenía un motor con válvulas en cabeza (O.H.V.) de 4,90 H.P. y con una caja de cambios de cuatro velocidades, fue vista por primera vez en 1922. El nuevo modelo mantuvo el diámetro de cilindro de 100 mm y 79 mm de recorrido ya que era el sello de marca de las Norton de 500cc  con válvulas en cabeza. Gran parte del trabajo de desarrollo del nuevo motor se llevó a cabo en Brooklands donde se estableció un nuevo récord mundial para las motocicletas de categoría de 500 cc, cubriendo una distancia de un kilómetro a una velocidad de 143,58 kph (89.22 mph). Para el resto de la década de 1920 el modelo 18 sirvió de base para muchas Norton de competición con resultados éxitosos. Sin embargo a finales de la década, junto con el resto de la gama Norton comenzaban a estar obsoletas.

 “En los dos últimos meses de 1937 llegaron a la España republicana 182 motocicletas Norton junto a 40 sidecares, según se refleja en un documento conservado en el Archivo General Militar de Ávila. Además, en una relación del material recibido entre julio de 1937 y enero de 1939, se recoge la llegada de 86 motocicletas Norton modelo 18. El total de motos Norton llegadas a España debió de ser, como mínimo, de  268. Algunas de estas motos llegaron con una configuración del tubo de escape alto, diseñado para trial.”

Algún autor identifica estas motocicletas como del modelo ES2, pero comparando ambos modelos se ven mínimas diferencias, y se puede asegurar que las motocicletas Norton que aparecen en estas fotografías son del modelo 18, lo cual no implica que no hubiesen ES2, que seguro que estuvieron presentes.

Norton 01Norton 02Norton 03Norton 04

Norton 05Norton 06

IIIªs JORNADAS HISTÓRICO CULTURALES “LA BATALLA OLVIDADA”-ABÁNADES 2013

Otro año más se organizan las Jornadas de promoción Histórico Cultural del Alto Tajuña “LA BATALLA OLVIDADA” en la localidad guadalajareña de Abánades en su IIIª edición. Promete ser interesanta ya que se van a introducir algunos cambios que sorprenderán a los asistentes y creo que será un nuevo reto para los recreadores.

Ejército del Turia, si todo va bien, participará con una cantidad bastante apreciable de participantes. Así que para todo el que esté interesado será bienvenido en Abánades (Guadalajara) los días 7,8, y 9 de junio, os pongo el cartel de promoción con el programa de actos, y otro de la actuación nocturna que nos amenizará esta reunión.

Cafe cantante natalia mellado

CASTELLON 1936-2012. Ecos de guerra II.

De nuevo Angel Sanchez nos ha sorprendido con unas estupendas comparaciones de fotografias de época y actuales. Como en la primera parte publicada el 06 de noviembre de 2012, impresiona que rincones que pasan desapercibidos en nuestras ciudades hayan podido ser escenarios de batallas. Combates que fueron olvidados por los más jóvenes y que no pueden imaginar que estas calles en algún momento de su historia pudieran tener un aspecto tan desolador e inquietante.

Así pues sirva de recordatorio que el tiempo pasa y las cosas cambian, que los escenarios que estamos acostumbrados a ver y que nos son tan cercanos, pueden transformarse, de las misma forma como nuestra vida va cambiando conforme pasan los meses y los años.

Hospital provincial

1. Hospital General Castellón: Julio de 1937 la fotografía muestra tropas nacionales enzarzadas en un combate callejero en lo que actualmente es la Avenida Doctor Clara delante del Hospital Provincial.

Avd Rey don Jaime

2. Avenida Rey Don Jaime: 1938. La avenida Rey don Jaime de Castellón, al fondo la estatua al citado rey que sigue en el mismo emplazamiento en la actualidad, se pueden observar las troneras y la entrada del refugio antiaéreo que recorría la avenida, como la casi totalidad de refugios antiaéreos de la ciudad. Actualmente el espacio subterráneo ha sido reconvertido en un parking.

Paseo Ribalta

3. Paseo Ribalta: El 25 de Julio de 1938 las tropas del Cuerpo de Ejército de Galicia desfilan por la avenida central del Parque Ribalta delante del templete de música. El lugar actualmente apenas ha cambiado.

campanario Villarreal

4. Campanario de Villarreal: El campanario de Villarreal fue usado por las tropas nacionales como observatorio de artillería. Sufrió varios impactos de artillería del fuego de un tren blindado republicano que defendía la ciudad. En el interior de la población se dio un auténtico duelo de artillería mientras los observadores, con gran riesgo, dirigían el fuego sobre el tren y las defensas republicanas, y a su vez recibían los impactos de los defensores intentando tumbar el campanario. Este suceso llevo a que en los enfrentamientos en días posteriores, en Burriana, los republicanos volasen el campanario con funestas consecuencias para la villa.

Ayunta Burriana

5. Ayuntamiento de Burriana: Aspecto del ayuntamiento tras los combates. Actualmente el edificio de corte moderno no evidencia el daño sufrido en los combates de Julio de 1938 que lo dejaron en un estado ruinoso.

Plaza Paz

6. Plaza de la Paz: Una avanzadilla de tropas Regulares entra en la Plaza de la Paz tras recorrer la Calle Mayor de Castellón. Esta avanzadilla que, había penetrado en la ciudad por el norte, había coronado el campanario de la ciudad con una bandera nacional, pero más adelante se verían obligados a replegarse de nuevo por los diversos contraataques republicanos y la insuficiencia de tropas. Esta acción confundió a muchos castellonenses al hacerles creer que la villa estaba en manos franquistas, lo que les llevo a celebrarlo prematuramente, lo cual unido a que las tropas republicanas sospechaban que había fuertes elementos de la quinta columna, desato una fuerte represión entre los civiles castellonenses que habían decidido quedarse en la ciudad.

El pla Burriana

7. Plaza del Pla de Burriana: En primer término el aspecto de la plaza justo después de la finalización de los combates, las labores de desescombro todavía no han comenzado y se pueden observar la destrucción causada en toda la zona y los inmensos cascotes producidos por la voladura del campanario.

Auxilio social

8. Auxilio Social: poco después de la conquista de Castellón por las tropas franquistas, se estableció en la Plaza Castelar (actual Puerta del Sol) la sede de Auxilio Social. El edificio, un precioso ejemplo de modernismo mediterráneo, desapareció (como tantos otros) en el rodillo modernizador de los años 60. Aactualmente encontramos en su lugar un moderno bloque de apartamentos y una agencia de viajes.

Entrada Aranda

9. Entrada del General Aranda: Entrada del general Aranda y el Obispo de Lugo en Castellón para asistir al desfile del 25 de Julio por la Avenida Central del Parque Ribalta de Castellón. La avenida actualmente se conserva prácticamente igual, salvo el asfaltado que en los últimos años ha sido modificado para acoger el trazado del autobús guiado.

Milicianos

10. Milicianos: Milicianos de la CNT en los “Cuatre Cantons”, actual esquina de la Calle Alloza con la Calle de Colón de Castellón. En la actualidad esta zona es parte del centro comercial de la ciudad.

BRIGADA MOTORIZAD. Material móvil II.

BSA logo“La Birmingham Small Arms Company nació como resultado directo de la Guerra de Crimea, acaecida entre 1854 y 1856. En esta campaña el Ejército británico utilizó un equipo totalmente inadecuado, motivo de un escándalo político que forzó al Gobierno a preocuparse seriamente por el rearme de sus tropas En 1855 existían dieciséis fabricantes de armas de pequeño calibre en Birminghan; todas ellas elaboraban sus productos de forma artesanal, lo que se traducía en una producción muy baja. Ante ello, el Gobierno británico construyó una instalación en Endfield para fabricar rifles aplicando métodos industriales. Ante ello, los fabricantes de Birmingham reaccionaron, tras intentar en vano demostrar la superioridad de las armas fabricadas a mano, y fundaron la Birmingham Small Arms and Metal Company en 1861, con el ánimo de producir armas utilizando los nuevos métodos industriales. La nueva empresa inició sus actividades en 1863, y en 1878 cayó en una profunda crisis debido a la falta de pedidos. La fábrica cerró durante un año y en 1880 la salvación llegó de la mano de un extraño aparato denominado diciclo; este rudimentario antecesor de la bicicleta estaba constituido por dos grandes ruedas paralelas una a la otra, con el sillín y los pedales en el centro. Así empezó la B.S.A. su trayectoria por el mundo de la automoción. Poco más tarde construyó bicicletas convencionales, alternando su fabricación con la de armas de pequeño calibre. A principios del siglo XX la B.S.A. empezó a mostrar interés por los motores de combustión interna. En 1909 se inició la comercialización de una motocicleta con un motor de un solo cilindro y una potencia de 3 cv. Las motocicletas B.S.A. tenían fama de robustas y bien construidas, y en su elaboración se utilizaron los mismos métodos de fabricación que con las armas que seguía produciendo.”

BSA M22 1937BSA M22

“El Gobierno de la República se incautó y organizó con motocicletas propias un amplio parque de motocicletas B.S.A., convirtiéndose por compra en la marca estrella de las que estuvieron en este bando. Desde julio de 1937 al 21 de enero de 1939 se compraron ochocientas motocicletas de esta marca, siendo la gran protagonista la del modelo M22, que estuvo en la Brigada Motorizada y en el Frente de Aragón, conocida como “La naranjera”, pues se adquirió por un intercambio de esta fruta con el Gobierno Británico. En origen fue fabricada para el mercado civil;  su  motor de 500 c.c. y válvulas en cabeza (O.H.V.) sólo fue montado durante dos años, siendo una moto de alta gama y precio elevado. En su época los motores de válvulas en cabeza, más caros y complejos, no eran los preferidos por los motoristas, y su precio la dejaba un paso por detrás de máquinas como las Norton, Velocette o de la gran moto de la época, la Triumph Speed Twin. Su alter ego con válvulas laterales, la BSA M20, sería una máquina muy reconocida en su versión militar, pero ya durante  la Segunda Guerra Mundial.”

BSA 01BSA 02BSA 03BSA 04BSA 05BSA 06BSA 07BSA 08BSA 10