BRIGADA MOTORIZADA. Material móvil I.

Este artículo es simplemente un análisis para identificar las distintas marcas y modelos de motocicletas que aparecen en algunas de las fotos del Archivo del PCE que se encuentra en la Universidad Complutense de Madrid. En ningún caso se pretende que sea un estudio concienzudo de cada una de las motocicletas presentes en nuestra Guerra Civil. Por lo tanto utilizaremos distintas fuentes para identificar la marca y modelo, e intentar dar una pincelada de historia industrial a estas máquinas.

Como desgraciadamente no tengo los medios ni el tiempo necesario para buscar la información de primera mano, la he extraído y combinado de distintas fuentes, comprobando que esa información se ajustase a la realidad que muestras las fotografías. De estas fuentes hay que destacar los magníficos trabajos de los dos primeros y que son altamente recomendables

–       Libro “MOTORES EN GUERRA” de ediciones Susaeta.

–    Artículo “VIAJANDO SOBRE DOS RUEDAS. Las motocicletas en la Guerra Civil Española.” De José Antonio Alcaide Yebra. Revista Española de Historia Militar nº 129 y 131.

–       Revista “MOTO VIVA”

–       Página web “Motologías”, Vol. 1 – Número 1. Primavera 2010.

– Página web http://www.ciudadpc.com/2011/06/las-motocicletas-en-la-guerra-civil.html#.UPrHcmcgva4

Este fondo documental se puede encontrar y consultar “Gracias a un acuerdo entre la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación de Investigaciones Marxistas, el Archivo Histórico del PCE está depositado en la Biblioteca Histórica desde el año 2006. Su finalidad es reunir, conservar y difundir el patrimonio histórico del PCE, desde sus orígenes en 1920 hasta el final de la Transición democrática. También recoge todo lo relativo al movimiento obrero en la España del siglo XX. Miles de documentos, entre los que se puede destacar un importante fondo fotográfico relativo a la Guerra Civil, están disponibles para su consulta, atendidos por personal especializado de la FIM, solicitando cita previa en el tfno.: (34) 91 394 66 43. Más información:

http://www.ucm.es/BUCM/blogs/posts.php?seccion=473&idpagina=9584&nombreblog=Foliocomplutense

http://www.fim.org.es/05_02.php

http://www.ucm.es/BUCM/atencion/17952.php

Una vez aclarado el origen de estas fotos, y aparte de la información relativa al material móvil que se representa en su sección dedicada a la “Brigada Motorizada”, resulta interesante la información que revela desde el punto de vista uniformológico, ya que este fondo fotográfico nos aporta detalles relativos a indumentaria y a artículos de protección más específicos, como las gafas que lucen, entre otros.

Entre estos miembros del Ejército Popular hay gran diversidad de chaquetas de cuero,  hay tanta diversidad como con el resto del equipo que lucen, incluyendo las propias motocicletas, dejando notorio la penuria y las distintas procedencias y peripecias que se tuvieron que hacer para poder aprovisionar de material a estas unidades. Lo que deja claro, y sale en dos de las fotos siguientes, es el emblema que portan los miembros de esta unidad. Al parecer es una motocicleta, seguramente en color dorado, al estilo de las unidades blindadas con un “tanque” o el servicio ferroviario con una locomotora.

Como cosa curiosa se aprecia una camisa, al parecer característica de esta unidad, que la lleva el individuo de la última fotografía de las anteriores y el primero de las tres siguientes, y que parte de una camisa de color caqui ¿? con parches o sustituciones de piezas en solapas de los bolsillos y refuerzos en los hombros, incluidas las tiras de las hombreras, en lo que parece cuero pero no se aprecia el color de este, posiblemente marrón. En un futuro expondremos un estudio parecido, de esta misma unidad, de unas fotografías que son parte del Archivo Rojo, en el que muestra, casi con mejor perspectiva esta curiosa camisa.

Otra curiosidad son las matrículas que utilizaban los vehículos del ejército republicano. Como ejemplo tenemos la matrícula de la motocicleta B.S.A. de la segunda fotografía anterior “S.T.E. 42197”, estas siglas la identifican como del Servicio de Tren del Ejército, con los caracteres en blanco con el fondo de la placa en negro.

5ª Recreación Histórica de la batalla del Ebro, Fayón 2012

“Asalto a Punta Quemada”

Fieles a nuestro objetivo como asociación, y fanáticos de la recreación histórica, el Ejército del Turia no podía fallar al evento recreacional de la Batalla del Ebro, que año tras año, y ya van cinco exitosas ediciones, debemos al esfuerzo de Miguel y Maite desde su asociación Memoria Histórico Militar Ebro 1938.

Así que desde el habitual punto de partida en el Museo Militar de Valencia, salimos en dirección a tierras del Ebro-Matarranya en la provincia de Zaragoza, pasando por Castellón para recoger a Angel “Sajer”. Almuerzo en ruta y llegada a Fayón donde nos esperaba nuestra querida casera “rusa” para darnos alojamiento una noche más en su típico hostal. Después de cambiarnos y adoptar nuestro personaje correspondiente, bajamos a la zona del embarcadero para acreditarnos y pasar la revista de armamento: allí se nos unió Enrique, el ametrallador desde Barcelona, y Mario y Manu desde Castellón, que habían venido con sus respectivas parejas. En total fueron 9 recreadores uniformados los que aportó Ejército del Turia al evento, todo un éxito. Visita a la feria de militaría, saludos a todos los buenos amigos venidos desde todas partes de España y primeros contactos de la oficialidad para organizar el paso del Ebro y el combate matinal.

A las 13,00 horas dio comienzo la primera y muy vistosa acción: hasta siete barcas cargadas de republicanos y comandadas por la Infantería de Marina de Frente de Madrid estrenando uniforme gris-azulado, cruzaron el Ebro amenazadas por los continuos bombardeos a los que sometía la aviación rebelde. Todo el grupo combatió en las filas del ejército nacional, excepto el que escribe esto, que fue el único miembro de Ejército del Turia que cruzó el Ebro como soldado republicano. Os puedo asegurar que es un acto cargado de sensaciones y emociones. Desembarco y asalto a una posición dominada por la Infantería nacional, duros combates alrededor de una antigua masía y toma de las baterías defensivas nacionales por parte del ejército republicano. Formación de ambos ejércitos, rendición de banderas y abrazo fraternal.

Montamos una jaima aprovechando un olivo y un merendero y dimos buena cuenta de la fideuá, que por cierto, este año estaba deliciosa. Compartimos mesa con un espontáneo y su hijo, no sabiendo de parte de quién venían… Aun así, dieron buena cuenta de nuestros dátiles y del endulzado té moruno con hierbabuena fresca cortesía de nuestro Sargento Bayot, ya que dos miembros estrenamos nuestro uniforme del Grupo de Regulares nº 3 de Ceuta. Tertulia, licores, amistad y risas caracterizan todas nuestras sobremesas, lo pueden atestiguar todos nuestros amigos.

A media tarde, reunión de los Oficiales y suboficiales para organizar el 25 de julio de 1938 en Fayón, el “Asalto a Punta Quemada”, plato fuerte del fin de semana. En este combate, Ejército del Turia tenía una actuación destacada, pasando de un extremo al otro de todo el campo de batalla y tomando una posición avanzada ganada por los republicanos. Formamos parte del 7º Batallón de Valladolid de la 50 División de Infantería nacional, con seis infantes, nuestro ametrallador Enrique con su MG-13 al frente y dos Regulares, ya que al final del combate es una mezcolanza de soldados de varias unidades. Así fue: sobre las 19,00 horas, cuando el sol ya empezaba a descender, dio comienzo el combate. Gran afluencia de público y nervios a flor de piel después de la misa de campaña de rigor a cargo de Toni, el Pater legionario de Frente de Aragón y rezos cara a la Meca. Nos situamos en el flanco derecho, y después de estar continuamente atosigados por los soldados republicanos de la 226 Brigada Mixta y antes de copar nuestra posición decidimos retirarnos junto a la 18 Bandera Legionaria de frente de Aragón. Al llegar a su posición, pudimos comprobar, de manera más real que nunca, la situación límite en la que se encontraban, muy cerca de la conquista de su posición por parte de la 226 Brigada Mixta que ya ha tomado nuestra anterior posición, y en número muy superior de combatientes. Por el flanco derecho, el 17 Batallón de Burgos representado por la Asociación Cultural Memoria de España – ACME (Zaragoza), con su sargento Sahuquillo al frente, no puede aguantar el ataque del Batallón Rakoski de las Brigadas Internacionales, y con un 50% de bajas se retiran junto a nuestra posición y la de la 18 Bandera del Tercio. Debido a que nuestro número de efectivos es superior, se decide asaltar la antigua posición en el flanco izquierdo que ocupaba el 17 de Burgos con éxito, combate cuerpo a cuerpo con los Internacionales de la Rakoski. Mientras tanto, la 226 Brigada Mixta toma las posiciones nacionales legionarias y de la 17 de Burgos, con un 80% de bajas y deciden abandonar la posición. Nos quedamos solos frente a los internacionales y a la 226 Brigada Mixta, por lo que ante la apurada situación y sin esperar apoyo amigo y a la desesperada, se realiza un último asalto para vender cara nuestra piel, a la vez que lo hace la avalancha de republicanos, siendo baja casi el 100 % de nuestras tropas.

Como es tradicional en todos los actos, formación de ambos Ejércitos, rendición de banderas y abrazo fraternal. Y llega uno de los mejores momentos del fin de semana: el merecido baño en el río Matarranya, no exento de peligros como el mejillón cebra tóxico y los siluros devoradores de ciruelos, animales submarinos casi tan peligrosos como el mítico Jocántaro. Todos los miembros del grupo probaron las aguas del río, excepto nuestro querido Alférez Utrera, poco acostumbrado a mezclarse con la tropa. Son las exquisiteces de haber estudiado en la academia de Dar Riffien…

En mi humilde opinión, la recreación del 2012 ha sido un gran éxito, la mejor programada y pausada con mucha diferencia, y es una opinión que pude compartir con todos los recreadores de otros grupos. Debemos felicitarnos todos los grupos asistentes.

Cena a orillas del río, excelente caldereta, tertulia con unos asistentes de Valladolid que habían venido a conocer el lugar donde combatió y falleció un tío suyo, proyección del documental “Fayón, en la mirada del Ebro”, y pacharán casero con Guillermo Tabernilla y nuestros amigos de Sancho de Beurko. Retirada al hostal, cambio de ropa y a disfrutar de la noche, que es joven, en un concierto-tributo a nosequién, que uno a estas horas ya no es persona humana, y más si vas acompañado de Xabi e Iker, incansables gemelos de Sancho de Beurko.

Al día siguiente, vuelta a casa sin incidentes, solo con esa morriña que te da despedirse de buenos amigos con los que compartes esa misma afición, y que no vas a volver a ver en un tiempo, ya sean de Alcañiz, Bilbao, Madrid, Zaragoza, Teruel, Barcelona, Alcalá de Xivert,etc.

¡¡Nos vemos en Fayón 2013!!

Ramón M. Izquierdo

Fotos del evento en este enlace.

3.600 BALAS POR MINUTO

(por David Mújica Miró)

Polikarpov I-15 calentando el motor para realizar un vuelo.

Polikarpov I-15 calentando el motor para realizar un vuelo.

La aceleración conveniente hace rugir el motor M-25 y tras devorar la pista de manera fugaz el aparato se eleva poderoso sobre aquella tierra generosa llena de olivos, algarrobos y regadío. Para el piloto Benigno Fernández Montes, La Señera en Chiva es el aeródromo más bonito con los que todavía cuenta la maltrecha aviación republicana. Es acogedor en sus dependencias de la Masía Aldamar y agradable en el tiempo, hoy y a pesar de ser un 3 de diciembre de 1938, puede verse sin problema hasta los montes de Teruel, está cercano a Valencia y a las hospitalarias Cheste y Chiva… Chiva, no puede evitar esbozar una sonrisa, pues lleva unos días viéndose con una chica del pueblo con la que pretende tener algo serio.
Tras tomar la altura adecuada el Teniente Montes comprueba el armamento de su biplano de fabricación rusa, el robusto, lento y extraordinariamente maniobrable Polikarpov I-15 conocido coloquialmente como “Chato”, con matrícula CA079 del grupo 26 de la orgullosa 2ª Escuadrilla “los pingüinos”, sus ametralladoras Maxim PV-1 del calibre 7, 62 disparan entre las cuatro 3600 disparos por minuto, 60 disparos por segundo, lista para esperar a los rápidos y fulminantes Savoia “Sparviero” SM-79 italianos en sus incursiones impunes sobre el puerto levantino, sus dos escoltas con otros dos I-15 se colocan reglamentariamente en sus flancos comenzando una nueva patrulla por el cielo valenciano.

Vista de un I-15 en formación.

Vista de un I-15 en formación.

Enfilada la ciudad se cruzan con la patrulla saliente que con un gesto determinado desean suerte a la patrulla entrante, Montes sigue pensando…nadie ha conseguido derribar un “Sparviero”, hoy puede que tampoco sea ese día pero está bien dispuesto a que de aparecer no les va a resultar fácil bombardear la amedrentada ciudad.
El tiempo pasa despacio y no hay noticias de los italianos, los aviones giran hacia el Oeste el Jefe sabe que su patrulla prácticamente ha acabado…de repente, el I-15 de su derecha se aproxima temerariamente, el Sargento que lo pilota parece ido pero sus aspavientos son inequívocos “mirar al frente”, Montes no da crédito a lo que ve, pero las señas de sus compañeros confirman: “formación de bombardeo enemiga”. En efecto, así es, pero… son muchísimos.

Imagen de una formación de He-111 realizada por un miembro de la Legión Cóndor durante su estancia en España. Fotografía puesta en venta en Ebay.de

Imagen de una formación de He-111 realizada por un miembro de la Legión Cóndor durante su estancia en España. Fotografía puesta en venta en Ebay.de

Benigno está anonadado, ¡que potencial de aparatos de guerra!, son casi 50 aviones entre grandes y pequeños, sus escoltas mientras tanto se pegan a su I-15 de manera que simulan una punta de flecha, el Jefe despierta, recuerda las instrucciones de ataque a formaciones de bombarderos que aprendió en la escuela de Kirovabad de Uzbequistan en la U.R.S.S., donde se formó como piloto e indica a sus “puntos” que le sigan. Descienden como plomos hasta casi tocar las copas de los algarrobos con la mano y aceleran a tope en dirección al enemigo, los nervios como escarpias, la táctica sencilla: volar a ras de suelo aprovechando el camuflaje superior de sus alas y una vez bajo ellos remontada y ametrallamiento a los bombarderos por sorpresa antes de que los fenomenales cazas de protección puedan reaccionar.
Los motores braman en su afán por llegar a Chiva, pero la villa arde ya alcanzada por la carga mortal de los bombarderos … Benigno enumera e identifica: 1, 2, 3 y así hasta 27 de los todopoderosos “Pedros”, los temibles Heinkel He-111, con capacidad para albergar hasta 1500 kilos de bombas, también puede ver 5 “Bacalaos”, bombarderos ligeros Dornier Do-17, todos ellos con sus insignias del K/88 de la Legión Cóndor alemana y no menos de 9 modernos cazas Messerschmitt Bf-109 de la 3ª escuadrilla del grupo J/88, total 41 aparatos en perfecta formación del arma más soberbia y mortífera que lucha en la guerra fratricida.

Heinkel He-111 soltando su carga mortífera.

Heinkel He-111 soltando su carga mortífera.

Para el Teniente de 19 años, lo único que ahora importa es que los alemanes no queden impunes y exprime el acelerador de su biplano con la esperanza de alcanzar la cola de la formación… mientras tanto, sobre el último de estos majestuosos aparatos reina la calma a bordo, la misión es una más de las que realizan periódicamente, las órdenes están claras bombardear la “cementera” de Buñol y los depósitos de munición de Chiva y así se ha hecho, son casi las 12.30 horas y algunos tripulantes incluso comen algo ajenos al peligro inminente que, ahora, se cierne sobre ellos.
Esquivando y raspando el castillo de Chiva por su lado norte hasta el punto que el campanario de la ermita queda más alto que los aviones republicanos, éstos se encabritan endiabladamente remontando vertiginosamente en vertical hacia la panza del Heinkel He-111 que cierra la formación. Montes tiene la sensación de que los ojos se van a salir de sus órbitas mientras sus tripas se empotran en el bajo vientre, el motor esta vez aúlla; presiona el disparador de sus ametralladoras vomitando fuego que restalla, centellea y silba como un diablo mientras cuenta; 1, 2, 3 y 4… 4 segundos que ha tenido en su diana al impresionante bombardero, 4 segundos y 60 disparos por cada una de sus armas, 240 proyectiles sobre el monstruo.

Patrulla compuesta por tres aparatos en vuelo rasante. Imagen obtenida de AviationCorner.net

Patrulla compuesta por tres aparatos en vuelo rasante. Imagen obtenida de AviationCorner.net

En el interior del Heinkel He-111, el desconcierto ahora es total, el Comandante alemán por radio protesta y grita: “¡Achtung Curtis!”; los artilleros resbalan y se golpean por los bandazos del aparato. Veloces se introducen en las torres antiaéreas del avión y montan sus cañones MG de 7,92m.m, hay que mantener lejos a esos pequeños aviones que lentos y titubeantes como pingüinos han conseguido aproximarse y ametrallar al mejor bombardero que lucha en los cielos españoles.
Montes dirige con tristeza y rabia su mirada sobre el aparato, no ha conseguido derribarlo. Mientras lo observa ha alcanzado su máxima altura, no puede subir más, no tiene equipo para ello y su avión aunque con potencia suficiente no cuenta con la mecánica accesoria para elevarse allá donde el aire es irrespirable. Instintivamente se pone en alerta, levanta la cabeza y descubre lo que temía; dos potentes Messerschmitt Bf-109 están a punto de saltar sobre ellos, rápidamente se preparan para recibir la agresión. Los germanos, que cubren sus rostros con las preciadas máscaras de altura, se sienten descubiertos y viendo que sus bombarderos se alejan sin peligro se conforman con navegar próximos a los españoles y observarlos con curiosidad. Están tan próximos que es fácil ver sobre el fuselaje y cerca de la cabina del jefe alemán pintadas 3 victorias sobre aviones Polikarpov I-16 “Moscas”, mucho mejor que el que ahora tiene intención de atacar.
El Unterofficer (Brigada) Walther Mäerz, pues así se llama el piloto teutón, lleva desde septiembre de 1938 en España y tras sus victorias sobre los monoplanos I-16, no cree que sea difícil derribar un biplano I-15. Con un lenguaje convenido a través de señas, cita a Benigno a un combate singular, jefe contra jefe, la escolta no participará y se mantendrá expectante. Montes no duda y acepta el reto; en cuestión de segundos ambos aparatos se enzarzan en maniobras de aproximación o evasión, de agresión y defensa, de vivir o morir. El Bf-109 se ha cogido a la cola del I-15, el fin del joven español es cuestión de segundos, su enemigo grácil y veloz, el I-15 por el contrario robusto, lento… robusto, lento y ¡extraordinariamente maniobrable!.
Con un giro inesperado el perseguidor pasa a ser perseguido, Montes acciona de nuevo el disparador, cuenta de forma automática 1, 2, 3, el “Messer” es alcanzado en el motor que rápidamente se incendia y Mäerz literalmente traga fuego, pero logra saltar en paracaídas, su escolta huye en dirección a los bombarderos; en el cielo de Chiva se escucha el grito de visceral y de tensión entremezclado de cólera y júbilo de Montes “¡VIVA!”, mientras el moderno aparato alemán se estrella contra las escarpadas montañas de Chiva envuelto en una bola de fuego.

Acuarela de Carlos Lopez representando la táctica de ataque de los Chatos contra aviones más potentes y de mayor velocidad.

Acuarela de Carlos Lopez representando la táctica de ataque de los Chatos contra aviones más potentes y de mayor velocidad.

– – – – – – – – – –

Walther Mäerz, cayó en el “Corral del Gato”, donde utilizó los apósitos reglamentarios para curarse de unas heridas terribles, fue capturado en Cheste donde las mujeres del pueblo quisieron lincharlo. Su avión fue expuesto en el Casino de Chiva; con sus fotos y objetos personales se hizo una exposición. Fue trasladado del hospital del Vedat a Albacete para recibir asistencia médica especializada y después canjearlo. Se restableció y de nuevo como Oberfelwebel (Subteniente) ocupó los mandos de un Bf-109 participando en la Batalla de Inglaterra durante la 2ª Guerra Mundial. Entre 1940/1 derribó cuatro aviones británicos antes de perderse su pista probablemente por haber sido abatido de nuevo, corriendo peor suerte que en Chiva.

Benigno Fernández Montes se comprometió con una joven de Chiva, pero jamás pudo llevar a cabo su adeudo. En las últimas batallas de la Guerra Civil, y más concretamente el 21 de enero de 1939, apenas unos días más tarde de la acción de Chiva, moría en un terrible combate aéreo sobre Valsequillo (Córdoba), derribado por el “piloto rebelde” Manrique Montero. En esa misma batalla aérea cruenta y feroz también fueron abatidos por aviones republicanos, el “As insurrecto” Capitán Manuel Vázquez Sagastizabal y los Alféreces rebeldes Pedro Lacalle Orellana y Enrique Mendía Ruiz cada uno a los mandos de sus aparatos respectivos Fiat Cr-32 “Chirri”.

Parte de la 2ª Escuadrilla de Chatos en Anglesola, Lérida en mayo de 1938. Fotografía editada en la revista Aeroplano n º 12 en un artículo dedicado a la 2ª Escuadrilla del Grupo 26.

Parte de la 2ª Escuadrilla de Chatos en Anglesola, Lérida en mayo de 1938. Fotografía editada en la revista Aeroplano n º 12 en un artículo dedicado a la 2ª Escuadrilla del Grupo 26.

Este relato va dedicado a todos los pilotos que defendieron la democracia y que de una forma u otra pasaron por el aeródromo de La Señera, especialmente a Montes que no dejó impune el ataque alemán a Chiva y para que nunca quede olvidado su nombre en nuestro pueblo, a mi gran amigo Salvador Bayot que encontró conmigo toda la documentación que se ofrece, también al tío Manuel Agramunt que fue la primera persona que me habló del joven Teniente y a Juan García Valles, “Tío Garrofa”, que en aquel bombardeo atroz fue uno de los que más perdió con la muerte de su madre y hermana de dos años y que al término de estas líneas hace dos días que nos ha dejado.
Tras efectuar el bombardeo de Chiva uno de aquellos impresionantes bombarderos Heinkel He-111, tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia o “forzoso” en la localidad de Montalban (Teruel), muy probablemente dañado por el ataque de Benigno y sus escoltas en el cielo de Chiva.

Chiva, 3 de diciembre de 2011.
—————————————————————————————

Este artículo fue publicado este año en la revista cultural “Átame” de la comarca de la Hoya de Buñol-Chiva. Es un relato novelado en el cual los datos son reales, sacados estos de la tradición oral y contrastada con diversas fuentes documentales oficiales, tal como el Archivo Histórico del Ejército del Aire, sobre el bombardeo de la villa de Chiva el 3 de diciembre de 1938 por parte de la aviación de la Legión Cóndor.

Por el contrario las imágenes que ilustran el relato tienen diversa procedencia pero todas ellas disponibles en internet. Debajo de cada imagen, no todas, se puede ver la procedencia exacta de dichas imágenes, destacando la magnífica acuarela realizada por Carlos Lopez la cual tan amablemente nos ha cedido para su publicación y que fue dada a conocer en el magnífico foro de divulgación, AERONET GCE-IBERONET, dedicada a la historia aérea de la Guerra Civil Española.

Como siempre cualquier nueva aportación sobre este tema, nuevos datos (debidamente documentados), fotos de los protagonistas o de los aviones, incluso  fotos de la época del pueblo de Chiva, será bien recibida. Para ello podrás ponerte en contacto con nosotros en este enlace.

CASTELLON 1936-2012. Ecos de guerra.

Nuestro amigo Ángel Sánchez ha elaborado una composición de fotografías realizadas durante la Guerra Civil combinándolas con su homóloga actual, dando un resultado sorprendente que seguro será de vuestro agrado.

Plaza Santa Clara de Castellón en 1937

1. Plaza Santa Clara de Castellón en 1937 – en la actualidad, se pueden observar las troneras de los refugios antiaéreos construidos para abrigar a la población civil durante los bombardeos de la aviación nacional.

Vinaroz Abril de 1938

2. Vinaroz Abril de 1938 – soldados nacionales acampados en la playa del Fortí y la playa en la actualidad.

Werner Mölders en Vinaroz en 1938

3. Werner Mölders en Vinaroz en 1938 con el campanario de la villa de fondo, Molders era piloto de la escuadrilla 3/J 88 de la Legión Cóndor y uno de los mejores ases del conflicto, moriría en un accidente aéreo durante la II guerra mundial con 28 años. En la actualidad es imposible sacar una foto parecida a la de la época dado que el “alegre” desarrollo urbano de Vinaroz impide que se vea el campanario desde el exterior de la localidad.

paseo marítimo de Vinaroz en 1938.

4. Un caza nacional y otro republicano se baten en duelo aéreo sobre el paseo marítimo de Vinaroz en 1938.

Vinaroz en 1938

5. Vinaroz en 1938 – tropas alemanas de la Legión Cóndor a pasean enfrente del Mercado Central de la localidad. Vinaroz era frecuentemente visitada por la proximidad a los aeródromos que ocupaban éstos.

Vinaroz en 1938 - la Legión Cóndor

6. Vinaroz en 1938 – la Legión Cóndor ofrece un concierto de música a los ciudadanos de la localidad en la Plaza de Sant Antoni (actualmente Plaza La Mera).

Vista aérea de Castellón en el día 16 de Marzo de 1938

7. Vista aérea de Castellón en el día 16 de Marzo de 1938 y en la actualidad, en la vista de la guerra civil está sufriendo un bombardeo por parte de la aviación italiana y se ven las bombas caer en los alrededores de lo que hoy en día es el hospital.

 L’Aviazioni Legionaria de li Baleari

8. Día 8-03-1938 L’Aviazioni Legionaria de li Baleari (aviación Italiana en el bando nacional) bombardea Villarreal y los puentes sobre el rio Mijares. 3 vistas del bombardeo y una de la actualidad.

Onda el día 14 Junio y el 24 de Junio de 1938

9. Vistas de los bombardeos sobre la villa de Onda el día 14 Junio y el 24 de Junio de 1938 y la población en la actualidad. En el centro se puede observar (con algo de esfuerzo) el castillo árabe que da origen a la villa.

Junio de 1938 - la aviación italiana bombardea el Grao

10. Junio de 1938 – la aviación italiana bombardea el Grao. En la foto se pueden ver los efectos de las bombas al impactar en lo que hoy en día es el Planetario de Castellón.

 Grao de Castellón y el Paseo de Buenavista,

11. Junio de 1938 – el Grao de Castellón y el Paseo de Buenavista, donde se pueden ver los destrozos ocasionados durante los duros combates por la toma del puerto de Castellón.

Daños en el puerto del Grao de Castellón

12. Daños en el puerto del Grao de Castellón tras los bombardeos de Junio de 1938 y un ciudadano en un improvisado refugio. En la actualidad es la zona de ocio del puerto del Azahar.

faro del Grao de Castellón en 1937

13. Esta pequeña instantánea es del faro del Grao de Castellón en 1937 rodeado de casamatas y trincheras para la defensa de un eventual desembarco.

kiosco de la Plaza de la Paz

14. El kiosco de la Plaza de la Paz con los daños sufridos durante los bombardeos.

 Concatedral de Santa María de Castellón

15. Concatedral de Santa María de Castellón, incendiada en 1936 y posteriormente demolida, no daría comienzo su reconstrucción hasta 1939. Al lado en su actual estado.

Portada lateral de la Contatedral de Santa María la Mayor de Castellón

16. Portada lateral de la Contatedral de Santa María la Mayor de Castellón en 1938 tras la batalla por Castellón y su estado en la actualidad tras la reconstrucción del templo.

 Puerta del Sol.

17. Puerta del Sol. Castellón Junio de 1938 – las tropas nacionales se pasean por las principales avenidas de la capital de la Plana tras su caída.

 Calle Gasset de Castellón

18. Vista de la Calle Gasset de Castellón hacia la Puerta del Sol, en la vista de 1938 la foto fue tomada minutos antes del comienzo de un bombardeo por parte de la aviación nacional.

Puerta del Sol de Castellón en Junio de 1938

19. Otra foto de la Puerta del Sol de Castellón en Junio de 1938 los primeros soldados nacionales atraviesan el centro de la localidad cargados de pertrechos

 Calle Gasset en Junio de 1938

20. Calle Gasset en Junio de 1938 – las tropas nacionales celebran la toma de la ciudad.

Hotel Voramar de Benicassim en 1937

21. Hotel Voramar de Benicassim en 1937 con su nueva nomenclatura como hospital militar, por desgracia el boom turístico y sucesivas reformas han dado al traste con su pintoresca arquitectura en mor a una mayor capacidad.

Calle Mayor de Castellón

22. Calle Mayor de Castellón, vista desde la Plaza de María Agustina en 1937, los montones de tierra que se pueden ver son fruto de la excavación de refugios para la población civil.

 Brigadistas austriacos

23. Brigadistas austriacos posan frente al Mas de La Torreta en 1937 junto al Hotel Voramar. Durante la Guerra Civil el hotel y las villas cercanas sirvieron de complejo hotelero para las Brigadas Internacionales. La misma masía en la actualidad.

Benicassim

24. Junio de 1938 – las tropas nacionales entran en Benicassim por la carretera de Barcelona ocupando el hospital militar de las Brigadas Internacionales situado en el actual hotel Voramar y en las villas cercanas.

villa Paulov

25. Benicassim en 1937 – brigadistas frente a Villa María cuyo nombre cambio durante la fecha al de “Paulov”. La misma villa en la actualidad.

villa Garibaldi

26. Benicassim en 1937 – Villa Isabel apodada durante la guerra “Garibaldi” en honor al unificador de Italia, actualmente está en manos particulares y se alquila regularmente.

Auxilio Social

27. Castellón en Junio 1938 – la localidad ha caído en manos de las tropas nacionales, los camiones de Auxilio Social reparten comida y vituallas cerca del edificio que hoy es la actual Diputación Provincial.

Banco de España en la Plaza de la Paz

28. Castellón en Junio 1938 – tras la caída de la ciudad los ciudadanos cambian su moneda republicana por la moneda en curso en el bando nacional. Vista de la sede del Banco de España en la Plaza de la Paz entonces y en la actualidad.

Campanario de Albocasser

29. Campanario de Albocasser – pueblo muy castigado por los combates en torno a las Cuevas de Vinroma en el avance de las tropas nacionales hacia Castellón.

Alcalá de Xivert en 1938

30. Alcalá de Xivert en 1938 – vista desde la carretera nacional, tras la caída del pueblo en manos de las tropas de la IV División de Navarra después de una enconada lucha en sus alrededores.

 Subestación eléctrica en la Avda. de los Hermanos Bou de Castellón

31. Subestación eléctrica en la Avda. de los Hermanos Bou de Castellón, volada por las tropas republicanas en su retirada de Castellón en Junio de 1938, la estación sigue en el mismo sitio en la actualidad.

Barranco de la Bota, Morella 1937

32. Barranco de la Bota, Morella 1937 – los republicanos vuelan el puente que lo cruza en su retirada hacia el interior del Maestrazgo, actualmente en el mismo lugar hay un puente más moderno.

Tropas nacionales pasan frente al Santuario de Vallivana

33. Tropas nacionales pasan frente al Santuario de Vallivana, a unos 20 km. de Morella. Por desgracia su interior de gran valor artístico fue destruido en 1936.

Morella en 1938

34. Morella en 1938 – tropas nacionales en una de las puertas del castillo, probablemente esta foto fue tomada durante la visita que Franco y el general Valiño hicieron a la localidad tras su conquista.

Legión Cóndor atraviesan el puerto del Querol

35. 1938 – tropas de la Legión Cóndor atraviesan el puerto del Querol. Curioso el caballito de juguete que han colocado encima del camión, en este caso el puerto apenas ha cambiado, como la casi totalidad del Maestrazgo con la salvedad de la mejora de las carreteras.

 Iglesia del Salvador en la población de Burriana

36. Iglesia del Salvador en la población de Burriana el 5 de Julio de 1938 – miembros de la 203 Brigada Mixta del Ejército de la República hacen detonar una importante cantidad de explosivos en su interior alegando que es un punto estratégico. La explosión resultante, que se pudo oír en varios municipios de los alrededores, revienta la iglesia y la hace saltar por los aires junto con el campanario y numerosas casas de los alrededores.

Julio de 1938

37. Julio de 1938 – conforme las tropas del general Aranda progresan hacia Valencia, la resistencia del ejercito republicano se torna más tenaz y los combates más duros, en la foto la población de Nules, en concreto el convento de los Carmelitas.

 Moncofar

38. Moncofar al igual que Nules sufriría mucho ya que el frente se estabilizaría en Julio de 1938 entre estas dos poblaciones y el avance por la sierra de Espadán no progresaría. Toda su población fue evacuada a pueblos en las cercanías de Valencia y en última instancia la Línea XYZ que defendía Valencia aguantaría. Poco después empezaría la batalla del Ebro.

 Iglesia parroquial de Peñiscola

39. Iglesia parroquial de Peñiscola, construida en el siglo XV, fue incendiada en los primeros compases de la guerra en 1936.

Tropas Regulares

40. Tropas Regulares avanzando cerca de lo que hoy es la Nacional 340 a su paso por Castellón, las primeras avanzadillas de Regulares entrarían por el sur ascendiendo por la Avenida del Mar y la Calle Gobernador, torcerían en la Plaza de María Agustina hasta llegar al centro histórico, donde colocaron una bandera nacional en la cima del Fadrí (el campanario renacentista de Castellón). Tras varias escaramuzas cerca de la Calle Colón se retirarían al extrarradio de Castellón (actual zona de Rafalafena) en espera de la llegada de más tropas.

rio Mijares los nacionales entran en la ciudad de Castellón

41. 15 de Julio de 1938 – tras la retirada de las tropas republicanas a la línea establecida tras el rio Mijares los nacionales entran en la ciudad de Castellón.

milicianos se prepara para salir hacia el frente en Castellón

42. 1936 – Los primeros días de la contienda un heterogéneo grupo de milicianos se prepara para salir hacia el frente en Castellón.

Crucero Canarias

43. Durante la toma de Castellón por las tropas nacionales el Crucero Canarias apoyaría el asalto bombardeando desde el puerto las diferentes posiciones republicanas en el casco urbano.

Chapas de identificación en la Guerra Civil Española

Los primeros antecedentes del uso de chapas de identificación en la milicia los tenemos en tiempos de los romanos, aunque no se sabe con certeza su implantación exacta si que hay varios escritos que hacen referencia a la entrega de placas hechas de plomo con los datos del legionario, desgraciadamente ningún ejemplar ha subsistido hasta nuestros días así que desconocemos con certeza que datos recogía exactamente y las características de esta.

Con la desaparición de los ejércitos profesionales tras la caída del imperio romano el uso de la chapa de identificación desaparece encontrándonos como única excepción los pequeños colgantes de hierro o bronce que llevaban algunos nobles en la edad media en su armadura o montura con su escudo de armas que si bien no reflejaba sus datos si su escudo heráldico que en la época viene a representar lo mismo o en algunos casos mas que el propio nombre personal sin embargo esta practica estuvo lejos de estar regulada y dependía mas de los gustos del noble de turno.

Solo con la aparición del estado moderno en el siglo XIX, la movilización de grandes masas de gente y la leva como recurso del estado para reclutar tropas vuelve a aparecer la necesidad de identificar a cada soldado individualmente.

En principio son intentos que distan mucho de estar  homogeneizados así en la guerra de secesión muchos soldados cosían en sus prendas pequeños retales de tela con sus datos o bien los escribían en el forro de sus casacas, sin embargo pronto se hace evidente que debido a las extremas condiciones del campo de batalla moderno se hace necesario realizar estas placas de un material mas resistente por lo que a lo largo de la guerra algunas tropas adquieren pequeñas chapas de identificación realizadas en cobre o bien los propios soldados se las fabrican usando monedas de plata que pulen y graban con sus datos, curiosamente a pesar de esta practica el ejercito de la Unión rechaza en 1962 la posibilidad de suministrarlas a todas sus tropas.

Esta practica es rápidamente imitada por todos los ejércitos modernos que en los próximos años comienzan a distribuir entre sus tropas chapas de identificación. El primer estado en hacer una distribución masiva de estas es el Prusiano en 1870 a estas los soldados las apodaban “hundemarken” ( chapas para perros) ya que eran similares a las que se distribuían para el control de la población canina en Berlín según una reciente normativa que había implantado el Káiser ( el apodo por cierto perdura hasta nuestros días en numerosos países así los británicos o americanos las conocen como “Dog Tags” aunque recientemente se esta promoviendo el cambio a la nomenclatura mas humanizada de “ID Tags”.

La primera guerra mundial es el primer conflicto en el cual la gran mayoría de los estados beligerantes distribuyen chapas de identificación a sus tropas de forma masiva y desde entonces es uno de los artículos mas personales del soldado moderno.

España tenia un ejercito muy atrasado en comparación al resto de países europeos que habían participado en la primera guerra mundial y su situación como país neutral no propicio la necesidad de implantar el sistema de chapas de identificación en el ejercito así pues los primeros ejemplos que existen los solían usar soldados u oficiales que participaban en las guerras coloniales y que adquirían a titulo particular.

Estas chapas estaban en la frontera entre pieza de joyería y chapa identificativa ya que por lo general solían ser pulseras fabricadas en plata u alpaca cuyo anverso reflejaba el arma en la cual servia el infante y el reverso podía o no estar grabado con los datos del propietario.

Chapa de identificación de caballería de Alfonso XIII.

Chapa de identificación de caballería de Alfonso XIII.

Los primeros intentos de implantar la chapa de identificación se realizaron entre las tropas desplazadas al Rif en los años 20 este primer tipo de placa imitaba el modelo alemán de disco con dos mitades gemelas que había que partir tras la muerte del portador conservando una el oficial de la unidad y dejando la otra con el cuerpo para su levantamiento mas adelante.

Esta primera placa se realizaba en aluminio con un grosor bastante notable en comparación a las placas usadas por otros países y los datos en ella representados eran totalmente esquemáticos así pues solamente aparecía el numero de expediente militar del interesado y una pequeña “E” que indicaba la nacionalidad del portador.

Esta chapa tenia 2 perforaciones en la parte superior y una en la inferior con la intención de que fuera usada como colgante sin embargo era muy común que se luciese como pulsera fabricando una cadena de manera artesanal.

Varias chapas de identificación españolas de las décadas de 1920 y 1930.

Varias chapas de identificación españolas de las décadas de 1920 y 1930.

De forma paralela y tal vez por su especial tipologia las tropas indígenas de regulares recibieron sus primeras chapas de identificación, al igual que las precedentes también imitaban las usadas por los alemanes con sus tropas indígenas en el Camerún y otras colonias así estas eran de bronce con dos perforaciones a los lados para ser usadas como pulseras en ella venían reflejados el numero de serie del soldado, el emblema de regulares y el numero y población al cual respondía su tabor de pertenencia, esta chapa tenia al igual que su contrapartida alemana la función de identificar pero no ya tanto a nivel de dar parte a sus familiares en caso de defunción sino a de reconocer a los “propios” indígenas de los posibles infiltrados a nivel de acceso a instalaciones militares etc.

Chapa de identificación del 3er Tabor de regulares.

Chapa de identificación del 3er Tabor de regulares.

El estallido de la guerra en 1936 obliga a militarizar con muchas prisas a una gran parte de la población, las urgencias que esto crea a nivel de armamento y uniforme son tales que en ningún momento llegan a completarse del todo por lo que el problema de proveer de chapas de identificación a las tropas nunca paso de ser secundario y en general ninguno de los dos bandos llego a proveer a la totalidad de sus tropas de las mismas lo cual se realizo cuando y como se pudo.

Bando nacional:
El bando nacional al concentrar la mayoría de las tropas militarizadas a las cuales se les había distribuido ya la correspondiente chapa de identificación sigue distribuyendo la chapa con ese mismo diseño aunque eso no impide que los soldados las personalicen o adornen como mejor crean conveniente creando infinidad de diseños en forma de brazalete, pulsera o colgante.

Chapa de identificación del bando nacional transformada artesanalmente para lucirse como brazalete.

Chapa de identificación del bando nacional transformada artesanalmente para lucirse como brazalete.

Los tabores de regulares no verían su chapa modificada en absoluto aunque al igual que la precedente podía ser adornada mediante la adición de artesanía local o talismanes protectores (algo muy habitual en la cultura de las tribus del norte de África).

Chapa de regulares adornada con un amuleto (probablemente un trozo de hueso).

Chapa de regulares adornada con un amuleto (probablemente un trozo de hueso).

Sin embargo aunque en el bando nacional la distribución de chapas de identificación estaba bastante homogeneizada eso no impidió que la carencia de las mismas o la necesidad diese lugar a cierta improvisación sobe el terreno que dio lugar a piezas de artesanía o de imporvisación en el campo con lo que buenamente hubiese a mano.

Chapa de identificación de fabricación paralela para las tropas del Cuerpo de Ejército Santander.

Chapa de identificación de fabricación paralela para las tropas del Cuerpo de Ejército Santander.

Mención aparte cabe para las milicias que por tener una índole paramilitar en los dos bandos solían distribuir sus propias chapas de identificación al margen de las que el ejercito pudiera proporcionar tras su completa militarización, de las mas conocidas son las de Falange en las cuales se reflejaba el numero de filiación y la población a la que estaba adscrito el portador.

Chapa de la FE de las Jons de Segovia (existen múltiples ejemplos con otras ciudades).

Chapa de la FE de las Jons de Segovia (existen múltiples ejemplos con otras ciudades).

Respecto a las tropas extranjeras en le caso de la legión Cóndor el estado alemán les proporcionaba una chapa de identificación al igual que la que recibían las tropas alemanas en su país (erkennungsmarke en alemán) en la cual venia reflejado el numero de serie ( stammrolle) el grupo sanguíneo ( blutgruppe) y los datos referentes a la unidad en la que sirviese el portador en un código abreviado similar al usado por entonces en el ejercito alemán siendo diferente para cada miembro según los servicios que prestase.

Chapa de un miembro de la Legión Cóndor.

Chapa de un miembro de la Legión Cóndor.

En lo que respecta a los integrantes del CTV a pesar de que el ejercito italiano ya distribuía chapas de identificación a todos sus integrantes ( piastrina en italiano) no tengo constancia de que a estos se les permitiese llevarla encima ya que en ella venia reflejado todos los datos del portador e incluso la ciudad de procedencia lo cual hacia demasiado evidente su militancia como combatiente extranjero y por lo que vengo siguiendo no conozco a nadie que haya encontrado originales en ningún campo de batalla de la guerra civil (como si que ha sido el caso de las entregadas a la Legión Cóndor).

Chapa de identificación italiana.

Chapa de identificación italiana.

Bando republicano:
Si bien en el bando nacional la gran mayoría de soldados disponían de su propia chapa de identificación en el bando republicano las cosas distaron mucho de ser parecidas, el ejercito de la república a duras penas llego a proporcionar una uniformidad adecuada a sus componentes y esto incluía la chapa de identificación, se suele tener por “oficial” la chapa de identificación redonda que tenia un rebaje en el centro para facilitar su rotura pero que escasamente reflejaba otra cosa que el numero de serie , estas por lo general tuvieron una distribución bastante irregular y pueden variar en tamaño y materiales de manufacturado así como el método de grabado de los numerales siendo algunas verdaderas piezas de “artesanía de trinchera”.

Chapa de identificación del modelo más común del Ejército Popular de la República.

Chapa de identificación del modelo más común del Ejército Popular de la República.

Sin embargo unidades militares de la república con una mayor preparación o un mejor acceso a materiales o suministros desarrollaron sus propias placas identificativas, estas por lo general suelen limitar sus distribución a los miembros de la unidad en concreto y aunque se puede encontrar una amplia variedad de formas y materiales por lo general todas presentan el nombre de la unidad a la cual pertenece el soldado (normalmente por su carácter de unidad de élite) y su numero de serie, se ilustran aquí unos cuantos ejemplos pero por desgracia desconozco todas las variantes y unidades que se emitieron, sirvan estas que ilustro a titulo de ejemplo de la inmensa variedad existente.

Chapa de identificación de un piloto de la aviación republicana.

Chapa de identificación de un piloto de la aviación republicana.

Chapa de identificación de un miembro de la compañía marítima Baleares.

Chapa de identificación de un miembro de la compañía marítima Baleares.

Anverso y reverso de una chapa de identificación de un miembro del Cuerpo de Carabineros.

Anverso y reverso de una chapa de identificación de un miembro del Cuerpo de Carabineros.

Chapa de identificación de un miembro de la Columna Calderón perteneciente a la vigésimo tercera Brigada Mixta.

Chapa de identificación de un miembro de la Columna Calderón perteneciente a la vigésimo tercera Brigada Mixta.

A modo de conclusión simplemente decir que este es un tema muy amplio y que el autor no pretende dejar aquí reflejadas la totalidad de variantes de chapas de identificación que se dieron durante el conflicto, año tras año gracias al renovado interés por la guerra civil a los nuevos estudios arqueológicos sobre el terreno o a los entusiastas esfuerzos de los amantes de la búsqueda con detector aparecen nuevos modelos que no se conocían antes lo cual nos lleva a pensar que muy posiblemente ningún otro conflicto haya visto la variedad de uso de chapas de identificación que se dio en nuestra guerra civil, sin embargo este pequeño articulo si que pretende ser un pequeño homenaje a todos los portadores de las chapas de identificación aquí reflejadas muchas de las cuales serian el ultimo o único testimonio de su presencia en los campos de batalla de la guerra civil española.

Ángel Sánchez Setién

DOCUMENTALES GUERRA CIVIL ESPAÑOLA 75 aniversario: MITOS AL DESCUBIERTO

El día 19 de mayo del presente año, la Asociación Ejército del Turia colaboró junto con otros grupos de recreación en unas tomas para la serie de documentales que bajo el título genérico “75 Aniversario de la Guerra Civil Española: Mitos al descubierto”, empezó a emitirse a partir del día 2 de mayo en LA OTRA, segunda cadena de TELEMADRID. Esta serie está elaborada por el Instituto CEU de Estudios Históricos y dirigida por los profesores D. Alfonso Bullón de Mendoza y D. Luis Togores, siendo producida por Histórica Media S.L.

Anteriormente alguno de nuestros miembros participó en otro de los rodajes que se realizó en Valjunquera (Teruel) para la realización del episodio Nº 8 “Requetés. Soldados de otro siglo”. Esta vez rodamos en la localidad madrileña de Moralzarzal para confeccionar las tomas que se insertarían en el episodio Nº 10 “La intervención extranjera en la Guerra Civil Española”.

Esta serie de documentales tiene un formato muy atractivo, ya que combina imágenes de época, entrevistas y, lo más novedoso en producciones españolas, escenas realizadas por recreadores especializados en Guerra Civil Española que aportaron entusiasmo e interés en las tomas realizadas. Este tipo de montajes son relativamente corrientes en países anglosajones, pero como podréis comprobar bastante novedoso en España. Hay que destacar entre otros grupos de recreación a nuestros amigos de Frente de Madrid, Frente de Aragón, ACME, así como a ADARH y AERH (Asociación Española de Reconstrucción Histórica).

Lo que más nos impresionó al llegar fue el despliegue de medios materiales y de vehículos que había, siendo los reyes, sin duda, tres flamantes blindados UNL-35. Estos vehículos, lógicamente réplicas, destacaban majestuosamente ya que eran los únicos blindados, a pesar de los fallos que los expertos en blindados de esta época puedan criticar. No hay duda que con entusiasmo y conocimientos sobre el tema pueden hacerse proyectos inéditos en España.

Réplica de blindado UNL-35 en documental "mitos al descubierto"

UNL-35 tomando posiciones

También hay que destacar el magnífico material proporcionado por Soldiers Atrezzo y la Fundación Don Rodrigo como los cañones anticarro Pak 35/36 de 37 mm y el ruso de 45 mm, ametralladoras Hotchkiss y Maxim, subfusiles MP-28 y el camión Ford V8 3000S. También había un Opel Blitz, una motocicleta con sidecar alemana y dos turismos Citroën.
Podéis ver aquí más información de la Fundación Don Rodrigo y este rodaje.

Al final del día estábamos bastante cansados ya que nos habíamos levantado a las 3 de la madrugada para llegar al lugar de rodaje a las 09,00 horas, esto no fue obstáculo para que por la tarde fuésemos al Escorial a tomar unas cañas y cenar como señores.
Podeis ver aquí el episodio Nº 8 “Requetés. Soldados de otro siglo” y aquí el Nº 10 “La intervención extranjera en la Guerra Civil Española”.

Asociación Ejército del Turia en documental "Mitos al descubierto"

Participantes Ejército del Turia


Más fotos del rodaje en nuestra Galería de imágenes.

4ª Recreación Histórica de la batalla del Ebro, Fayón 2011

La participación en la 4ª recreación histórica de la Batalla del Ebro se inició la madrugada del 30 de julio de 2011, seis integrantes de la “Asociación Ejército del Turia” tomaron rumbo a la localidad zaragozana de Fayón, junto al Matarraña, lugar donde se iba a celebrar la “4ª Recreación Histórica de la Batalla del Ebro” en el Embarcadero de la Reixaga y organizado por la Asociación Memoria Histórico-Militar Ebro 1938. Actualmente es la recreación histórica que más gente reúne, tanto en participantes como en afluencia de público, y cuenta con excepcionales medios como vehículos de época, aviones, cruce del Matarraña en barca, el T-26 de la Academia Militar de Zaragoza, numerosas piezas de artillería, blocaos, trincheras, hospital de campaña, etc. Un despliegue de medios espectacular. Este año la asociación está ultimando el Museo de la Batalla del Ebro en sus nuevas instalaciones, que esperamos visitar en la edición del 2012.

Después del almuerzo de rigor en la localidad de Villalba dels Arcs, con sus vestigios de los combates de la Guerra Civil y donde luchó hasta casi su desaparición el Tercio de Requetés de Nª Sª de Montserrat, llegamos al embarcadero donde ya estaba instalada la feria de militaria. Después de las acreditaciones, y con el tiempo justo, dio comienzo la primera recreación: el paso del Ebro por el Ejército Republicano. Muy bien dirigidos por los Infantes de Marina de Frente de Madrid, las tropas republicanas cruzaron la orilla, donde les esperaban las tropas nacionales de ACME-Memoria de España (Zaragoza) y los requetés de la IV de Navarra, uniforme que elegimos para esta recreación. Después de un duro combate defendiendo nuestra posición entre olivos y un par de casas, fuimos copados por las tropas republicanas. Se realizan los saludos y abrazos de rigor.

A eso del mediodía, todos a comer de campaña junto al río: fideuá y vino, todo un lujo para la tropa. Un poco de tertulia y mercadillo. Sobre las 5 de la tarde, se reúnen los mandos de cada asociación para ultimar los movimientos a desarrollar para la recreación de los “Combates del alto de los Auts”, representando los combates de la bolsa de Mequinenza-Fayón en el verano de 1938. Sobre las 7 de la tarde, comenzó el asalto a las posiciones republicanas, las cuales desde la zona de los altos, defendían a base de fuego de ametralladora, mortero, bombas de mano y fusilería: participaron en el bando republicano Ejército del Ebro (Cataluña), Sancho de Beurko (País Vasco), Línea XYZ (Valencia), Columna Casas Sala (Alcalà de Xivert – Castellón) y Voluntarios de Fayón. El asalto del ejército nacional por tres frentes diferentes y apoyados por la artillería lo llevaron a cabo la Legión, Infantería, Caballería y Requetés de la IV de Navarra, siendo representados por Frente de Aragón (Teruel) y Frente de Madrid, ACME (Zaragoza), Caballería de Alcañiz (Teruel) y Ejército del Turia y Grupo Boinas Rojas (Valencia), respectivamente. Nosotros compartimos flanco una vez más junto a los amigos de ACME y los Boinas Rojas, asaltando una posición republicana a la desesperada, mientras la Legión tomaba la loma, haciendo replegarse al ejército republicano. Formación de los dos ejércitos, rendición de banderas y éxito de recreación. Después de tan duro combate, lo mejor era darse un chapuzón en el río Matarraña.

Unas cervezas y cena de confraternización a la luz de la luna a base de ensalada, calderereta de cordero, melocotón del terreno y vino. Entrega de recordatorios y agradecimientos a todos los participantes. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Angus, miembro de Frente de Aragón, fallecido unos meses antes en accidente de helicóptero en tareas de extinción de un incendio. Varias proyecciones en pantalla gigante, copas y a dormir al Hostal Roca, donde año tras año pernoctamos estupendamente.

El evento, todo un éxito, tuvo amplia repercusión en los medios de comunicación, tanto provincial como nacional.
Agradecer a Miquel y a Maite el esfuerzo que año tras año hacen para que todos los amantes de la recreación histórica de la Guerra Civil Española esperemos con mucha ilusión esta cita, a eso de finales de julio, junto al Matarraña, con todo el calor… pero “sarna con gusto, no pica”. Y además, los correajes y todo el equipo cogen una pátina de lo más auténtica.

Ramón M. Izquierdo
Fotos del evento en este enlace.

Presentación 5ª Compañía, batallón Román

Presentación en público de la 5ª Compañía, batallón Román, durante la jornada de el Museo Vivo realizado el 7 de Noviembre del 2011 y organizado por la Asociación de Amigos del Museo Militar de Valencia, podéis ver el video en este enlace.

¡El Ejercito del Turia os saluda!


Desde nuestra asociación queremos compartir nuestras actividades en materia de recreación histórica militar y divulgar y promocionar nuestro conocimiento en uniformología, coleccionismo, y memoria oral entre otros. Pretendemos recordar y no dejar caer en el olvido la participación del Ejercito del Turia durante la Guerra Civiel Española en la provincia de Valencia.